¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Jueves 16 de Agosto de 2018

Ctle nª 9 - la vigilia perpetua

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Consignas | Fecha: 15/12/2012
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Desde esa misma noche en que comenzaron a notar la imposibilidad de dormir en toda la ciudad empezaron a conjeturar teorías, la Asociación de Damas Pro Medicinas Naturistas, organización ad hoc para esta crisis del sueño o mejor dicho falta de sueño, dijo que se debía a una alteración de las ondas emitidas por el sol que al ser reflejada por la luna trastocaba las vibras y convertía lo que antes podía ser una luminosidad soporífera en un leve halo de luz estimulante que espantaba a Morfeo. Recomendaban unas tabletas naturistas llenas de ciertas hierbas y semillas, que en un principio se encontraron la renuencia de la gente que no creía que un polvo vegetal curara ese mal que los acosaba, sin embargo al pasar ya la tercera semana sin poder dormir más que en intervalos menores de diez o quince minutos la venta de las pastillas se hizo un negocio redondo. Las viejas de la Asociación se llenaron de billetes hasta las sayas, y empezaron a dar conferencias (pagadas claro) y a salir en la televisión constante (previa consignación monetaria por parte de la televisora).

En eso estaban cuando los envidiosos, que son muchos y a veces tienen recursos económicos, empezaron a analizar las tales pastillas, que ni curaban la falta de sueño ni mejoraban en nada la salud de las personas de esa ciudad acosada por la permanente vigilia. Del análisis se supo que esas pastillas contenían básicamente semillas de coriandro, canela y cardamomo finamente molido. El escándalo del gran fraude de las viejas que pasaron a ser las viejas hijas-de-puta desde entonces, hizo que las despojaran de todo el dinero mal adquirido con su engaño y que además las metieran en prisión por varios años.

La policía, entonces, se puso más alerta ante cualquier salvador milagroso. Al llegar al segundo mes de la falta de sueño la situación de esa gente realmente era calamitosa, andaban como entre sueños, a menudo chocando, de hecho por decreto ciudadano se prohibió conducir vehículos en toda la ciudad. Las ojeras, la palidez de la piel, le daba a los legítimos ciudadanos un aspecto de vagabundos, de tristes enajenados, perdidos, parias. El alcalde decretó estado de emergencia, muchos emigraron creyendo que la causa era la ciudad misma.

La policía, que también era víctima de eso, tenía profundas sospechas o conocimientos precisos de algo que no se atrevían o tenían prohibido revelar. De pronto ese estado de alerta permanente que la vigilia deja en los insomnes hizo que la gente se volviera aprehensiva a los silencios, miradas, guiños, susurros de la policía, así que exigieron respuestas, exigieron verdades, pidieron ayuda a todos lados, pero nadie les resolvía nada.

El agua estaba contaminada, se hicieron estudios y no lo estaba; había una fábrica desprendiendo nubes toxicas, se hicieron estudios pero tampoco; un complot del gobierno, tampoco; brujería, podría ser, pero los científicos no se ponían de acuerdo.

Al final, cuando la Ciencia falló, buscaron en la fe las respuestas que nadie les supo dar con lógica, hipótesis, teorías y refutaciones; aunque todas las causas se reducían a la ira de Dios y cosas así, las respuestas variaban, desde una simple jornada de oración, pasando por vigilias religiosas, hasta llegar a peregrinaciones a lugares santos. No había consenso, y tampoco había soluciones. Luego de cinco meses las personas que aun quedaban en la ciudad, los perseverantes, devotos y fieles, los que no tenían adónde más ir fueron perdiendo lo que los definía como hombres, comenzaron a deambular como animales, corrían y se escondían en recovecos, ya habían olvidado el idioma articulado salvo por algunas palabras tercas que permanecían en uso, andaban sucios, algunos incluso sobre las manos emulando a los cuadrúpedos. El gobierno lógicamente mandó a clausurar los caminos que conducían a esa ciudad, y también persiguió a los que habían abandonado la misma y los mandó a encerrar, temiendo que se propagara una enfermedad (aunque nunca hubieron datos concluyentes sobre de que se trataba ese mal del insomnio).

A menudo desde los bordes cercados de la ciudad muchos atrevidos se acercan y contemplan como aquellos que fueron hombres y mujeres cabales, ahora eran poco menos que perros y gatos. La fascinación y el morbo hicieron que la gente de otras ciudades llegara y con binoculares contemplaran como esos hombres fieros peleaban por un trozo de carne o por un espacio de terreno.

La ciudad borró su nombre, así como la vigilia perpetua borró la humanidad en esos hombres y mujeres; es la capacidad de soñar lo que define al hombre. Dicen que quienes tienen el valor de permanecer en los límites de la que fuera esa ciudad hasta las altas horas de la noche oyen aullidos y ladridos furibundos que rompen la paz de la noche, lo curioso es que llega un punto en que no saben distinguir si esos son ladridos o si son gritos. En todo caso, perros y hombres son los únicos que habitan esa ciudad donde la vigilia de repente se hizo eterna.


 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 3
| Puntos: 15




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatarNatrium bandera - Fecha: 15/01/2015, 23:01 hsme gusta (130)   no me gusta (121)

Hola!! Me gustó mucho tu cuento,la narrativa es fluida y no parece (como en el mío y otros que lei, jajaja)que estas contando las palabras para no pasarte.No se supo qué era al final!!
avatarVertebrado bandera - Fecha: 21/12/2012, 00:19 hsme gusta (230)   no me gusta (238)

Un relato de trama interesantísima, con un final insoluble que me gustó mucho. La ciudad de los hombres perros, no debe estar muy lejos de las consecuencias del insomnio prolongado. Muy bueno Hrod y saludos.
avatararcangel bandera - Fecha: 15/12/2012, 13:29 hsme gusta (276)   no me gusta (259)

Muy ingenioso, me gustó el relato


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Hrodwulf  bandera
  • Offline Hombre  medalla por cantidad de puntos  medalla por cantidad de comentarios 
  • 131
    Publicaciones
  • 2550
    Puntos
  • 490
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb