¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Lunes 18 de Junio de 2018

El impulso del perdedor

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 28/09/2010
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Cada domingo, Joaquín se juntaba con toda su familia en la casa de sus abuelos. Compartían esa tradición desde siempre, alguno llevaba un postre, y pasaban horas y horas charlando y contando anécdotas de años pisados. Joaquín era el más chiquito de la familia, y no tenía alguien de su edad para jugar, por lo que se aburría seguido. Su tío, que era muy compinche de él, siempre le preparaba con un pedacito de alambre, y una taza con detergente y agua, un burbujero. Joaquín se podía pasar horas haciendo burbujas, grandes y pequeñas, que duraban una pequeña eternidad o que casi no lograba visualizarlas.
Apenas terminaban la comida, el niño se acercaba al tío y aunque no le decía nada, él ya sabía qué quería: el burbujero. Por momentos no quería volver, aunque quisiera ir al baño, o frenar para tomar algo. Era su pasatiempos preferido, hacer burbujas, y observarlas.
Uno de esos domingos, Joaquín se sintió mal. Se dió cuenta que, aunque era su pasatiempos preferido, y aunque nunca se cansaba de mirarlas, las burbujas, que eran perfectas, esferas preciosas en las que siempre veía un arcoiris hermoso y brillaban más que cualquier otra cosa que él había visto en su corta vida, siempre acababan reventando, nunca podía quedarse con una de ellas, para guardarla en el bolsillo y mirarla cada vez que quisiera. El tío, le contestó. Lo fantástico de las burbujas no está en ellas mismas, lo mejor de ellas es que uno siempre está dispuesto a llenar los pulmones de aire, para soplar todo y no dejar ni un poquito, con paciencia, para no arrebatar al burbujero, y darse cuenta que ese gran esfuerzo, siempre vale la pena, porque siempre te devuelve un globo de aire perfecto, que brilla le dé o no el sol. Y cuando te sientas mal, porque resultan efímeras, instantáneas, fugaces, no dudes en que es un incentivo para hacer otra, y otra, y otra.
Joaquín, abrazó y le regaló una sonrisa enorme al tío, llenó sus pulmones de aire, y lleno el cielo de burbujas, como todos los domingos.

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 25
| Puntos: 94




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatarMafaldo bandera - Fecha: 22/03/2011, 13:33 hsme gusta (206)   no me gusta (228)

jajaja está buenísimo, aunque es un Microrrelato esto, no hay tanto desarrollo para ser un cuento, me parece. Te dejo +5 puntos!
avatar TUPRINCESALINDA bandera - Fecha: 22/03/2011, 12:09 hsme gusta (211)   no me gusta (229)

Lindo tu cuento!... Me gusto mucho!


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • fjkgldfja  bandera
  • Offline medalla por cantidad de puntos 
  • 12
    Publicaciones
  • 964
    Puntos
  • 0
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb