¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Martes 16 de Octubre de 2018

Luces de taxi

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Microrrelatos | Fecha: 01/03/2011
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


LUCES DE TAXI.

- ¿A qué parte vas flaco?-me pregunta el taxista sin voltear a mirarme, mientras maneja con destino a Huaura.
Es casi medianoche y mientras viajo puedo ver la fila de luces que iluminan las calles, y recuerdo que todos los días los veo y que esa monotonía me abruma; y que al pasar por ahí, es como estar en una película y vivirla a diario volviéndola absurda –aún cuando sea importante- tan absurda como la vida misma a veces, cuando no se hace nada extraordinario, nada que perdure, ni algo que trascienda.

Iba en el taxi y aún no quería llegar a casa. El taxista era un tipo gordo -que incluso el asiento lo tenía reclinado, para que pueda caber, y yo tenía que soportarlo, pues estaba sentado detrás de él- tenía el cabello crespo y largo; no había mucha luz, pero pude notar su cuello grasiento, que empezaba a incomodarme. De pronto voltea y puedo verle la cara:
- ¿A qué parte vas flaco?- me dice, haciéndome notar sus grandes ojos, y su nariz gorda, y veo que está algo impaciente. Pienso que no le ha ido bien, pues vamos llegando a Huaura, y en todo el trayecto desde Huacho, sólo pudo recoger a dos pasajeros – incluyéndome- y supongo que toda la noche le fue así.
- Deseo un taxi- le respondo de inmediato, para no ver su rostro regordete, y seguir prolongando mi llegada a casa, mientras nos cruzábamos con buses y tráileres que van hacia el sur, y también autos viejos y lentos que conspiran por mi objetivo. El taxista no me responde, se queda pensando, decidiendo en aceptar o no, pero trato de convencerlo diciéndole que es un lugar cercano, para que siga manejando, pues se me ha cruzado una idea por la cabeza.
Le indico que me lleve hasta el grifo Shell, el cual se encuentra en las afueras de Huaura –un sitio que me agrada por su aspecto solitario- el grifo se ubica en la Panamericana Norte, sin casas cercanas ni mucho menos. Íbamos llegando cuando le indiqué que girara a la derecha, por una calle en medio de chacras y siguiera de frente por ese camino maltrecho, desde donde se observaban unas casuchas, de las cuales a duras penas se podía ver la luz tenue que emanaban.

El taxista empezó a silbar – aún con la radio apagada- una canción que detestaba, y se me ocurrió golpearle en la cabeza para que se callara, pero eso no funcionaría, pues tenía una cabeza prominente y de seguro resistiría. Busqué en mis bolsillos algo que pudiese callarlo o hacerle daño – pues empezaba a irritarme su silbido- y nada me servía, vi hacia mis zapatos y sólo podía usar los pasadores. Mostré una sonrisa extraña, que nunca antes me había salido, me sentí raro y empezó a surgir una voz desde mi interior, que me ordenaba a hacerlo y terminar con todo, lo escuché con una convicción, lo cual era extraño en mí.

Incliné la mano izquierda, mientras el taxista me veía por el espejo retrovisor, pero no se inmutaba, seguía silbando la misma canción. Cuando tuve el pasador entre mis manos, lo estiré y quede viendo y probando su resistencia, levanté la mirada, enfrente tenía su cuello grasiento y el cabello suelto; sin darle tiempo de dejar de silbar, me abalancé sobre él y extendí el pasador sobre su cuello y empecé a jalar –como lo vi en una película- ya se estaba ahogando, opuso resistencia, tenía mucha fuerza en sus brazos regordetes, pero lo había sorprendido; el auto se desvió hacia las chacras que habían a lo largo del camino y al detenerse, metros adentro, el taxista dejó de moverse, mientras yo seguía ahorcándolo sin que hiciera falta ya.
Sentí un alivio al dejar de escuchar su silbido, y me arrojé al asiento; echado y mirando el techo del auto pude reír finalmente. Antes de bajar del auto estiré las mangas de la chompa para no dejar mis huellas en la manija de la puerta, bajé y me quedé viendo por unos minutos el cuerpo sin vida del taxista, sus ojos grandes se volvieron enormes y estaba con la boca abierta, de la cual se derramaba saliva. Las casuchas de veían mas tristes de cerca, y la luz que venían de ellas provenían de velas y algunas lámparas. Por momentos pensaba en que hacer con el cuerpo, en ese instante no surgió ninguna idea cuerda.
Nadie me vio, podría perderme fácilmente y nadie me encontraría, ni mis huellas, ni nada que me comprometiera. Era perfecto. La noche perfecta, cómplice, junto a el silencio, y la tranquilidad que se vivía por esa zona, había elegido bien el sitio, solo el brillo en mis ojos podía expresar lo que sentía.

De pronto volteé la mirada- mientras sentía la sensación de que ya no estaba solo- y una luz venía acercándose hacia mí, iba en aumento, como mis pálpitos, empecé a sudar, el miedo me invadió y la tranquilidad con la que me había reído, desapareció, y cuando quise escapar no pude correr; de inmediato el auto de detuvo frente a mi, cegándome los ojos con su luces, sospeché entonces que esas luces serían mi perdición, que todo lo planeado se iría por culpa de las luces del taxi, por quedarme cegado, cuando podría escapar; y de golpe sentí una mano que tocaba mi hombro, me sacudió y escuché que me decía:
-¿Flaco estás bien?, flaco, no me asustes – era el taxista quien estaba haciéndome reaccionar.
-Sí, si, estoy bien- le respondí- creo que me dormí.
-¿Dormirte, con los ojos abiertos? – me dijo, y pude ver que en realidad tenía la cara gorda y sus ojos eran enormes.
-Así suelo dormir a veces,- le dije para que dejara de molestarme-lléveme a los Pinos por favor.
Pero el taxista se quedó viéndome con sus grandes ojos, estaba asustado, segundos después arrancó el auto. Y al llegar a casa, bajé del auto, el taxista giró el auto para volver a la carretera y antes de irse alcanzó a decirme:
-Hazte ver flaco.
Y arrancó en su tico amarillo, moviendo su gorda nariz, con el asiento reclinado y silbando esa odiosa canción, me quedé viendo irse al auto y dije para mí:
-Debí matarlo, debí matarlo.

www.laplumadedorian.blogspot.com

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 8
| Puntos: 37




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatardorianesso bandera - Fecha: 13/09/2011, 17:24 hsme gusta (148)   no me gusta (160)

Gracias Geline.!!gracias por leerlo. :D
avatarGeline bandera - Fecha: 13/09/2011, 11:58 hsme gusta (134)   no me gusta (143)

exelente!!!!!(ya estaba con pena del pobre taxista)
escribes muy lindo felicidades!!5* para ti
avatardorianesso bandera - Fecha: 10/04/2011, 00:19 hsme gusta (123)   no me gusta (118)

Gracias Daniel. ami tbn me encanta mucho este relato...traba´jé mucho en este escrito q bueno que les gustó.
avatarDaniel bandera - Fecha: 31/03/2011, 00:21 hsme gusta (125)   no me gusta (121)

Muy buen relato, muy atrapante y muy bien explicado el traspaso del sueño a la realidad. Muy bien redactado, te felicito
avatarnine201060 bandera - Fecha: 31/03/2011, 00:13 hsme gusta (133)   no me gusta (141)

Excelente, de lo mejor que eh leido...sigue adelante...estaré muy pendiente de tus escritos...
avatardorianesso bandera - Fecha: 05/03/2011, 22:30 hsme gusta (119)   no me gusta (121)

Saludos cordiales a todos y gracias por sus comentarios, que me animan a seguir escribiendo y compartiendo mis creaciones, me incentivan, no tiene idea de lo importante que son, y no puede haber mejor momento para saberlos..Un fuerte abrazo..
avatar fleurette bandera - Fecha: 05/03/2011, 19:33 hsme gusta (114)   no me gusta (119)

De lo mejor que he leido hasta ahora.
avatarIlusa_bohemia bandera - Fecha: 05/03/2011, 19:06 hsme gusta (124)   no me gusta (135)

Muy bueno! comparto la opinion de amaranta y fiorella, espero leer más de ti. Saludos.
avatarAmaranta_Sky bandera - Fecha: 05/03/2011, 18:44 hsme gusta (111)   no me gusta (114)

personas como nosotras que sepamos reconocer lo que consideramos que debe ser reconocido. Como ésta, y varias obras más, que, como dijiste, son a veces desacreditadas.
avatarAmaranta_Sky bandera - Fecha: 05/03/2011, 18:41 hsme gusta (116)   no me gusta (138)

Lo curioso es que varias de estas obras son a veces las que más afición obtienen o las que más críticas recopilan. En fin, es mi criterio, y hay que tener en cuenta otros tantos más. Lo importante en este caso, no es abstenerse, sino que haya
avatarAmaranta_Sky bandera - Fecha: 05/03/2011, 18:38 hsme gusta (120)   no me gusta (135)

Estoy totalmente de acuerdo con vos. Pero bueno, es una cuestión de gustos, de percepción. En este sitio hay obras que me gustan, otras que no me generan interés, o que no engloban las características que considero necesarias para aceptar un escrito.
avatarFIORELLA bandera - Fecha: 05/03/2011, 10:47 hsme gusta (111)   no me gusta (116)

Nunca entendí porque; Hay escritos excelentes que no son lo suficientemente reconocidos. *Este es uno\"- Deseo que no te importe el reconocimiento de nadie y sigas haciendo muchas obras como ésta.
avatarAmaranta_Sky bandera - Fecha: 05/03/2011, 05:28 hsme gusta (120)   no me gusta (125)

Me gustó mucho. Por un momento pensé que el narrador era un psicópata, hasta que lo despertó el taxista... hubiese sido un crimen excelente. Está muy bien narrado, y genera suspenso. Nunca te canses de escribir. Un saludo.
avatarFIORELLA bandera - Fecha: 01/03/2011, 21:14 hsme gusta (117)   no me gusta (120)

Muy pero muy bueno. Mas de una vez yo también hubiese querido hacer callar al taxista.- Cinco puntos para ti.
avatardorianesso bandera - Fecha: 01/03/2011, 18:08 hsme gusta (116)   no me gusta (140)

www.laplumadedorian.blogspot.com


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • dorianesso  bandera
  • Offline Hombre  medalla por cantidad de puntos  medalla por cantidad de comentarios 
  • 20
    Publicaciones
  • 606
    Puntos
  • 149
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb