¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Domingo 20 de Mayo de 2018

¿qué vamos a hacer?

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Microrrelatos | Fecha: 18/03/2011
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Cayó tumbada en el suelo cuando uno de los disparos le dio en la cabeza. El cuerpo dio varios espasmos antes de dejar de moverse, por lo que Edward pasó al siguiente objetivo que venía detrás.¡Bum! Recargó su escopeta mientras el cartucho repiqueteaba por el suelo y volvió a disparar. El ruido ensordecedor, sumado a los gritos de sus compañeros, le habían dejado medio sordo. Los muertos vivientes seguían apiñándose en la entrada de la sala, tropezando torpemente con los cadáveres desparramados de sus iguales a medida que se abrían paso al interior, extendiendo sus manos para alcanzar a cualquiera que estuviera a su alcance.

“¡Mierda!” exclamó Robert a medida que descargaba quince balas de forma desesperada sobre una mujer con la cara arrancada a mordidas. Ningún disparo la detuvo, solo se tambaleó hasta que recobró el equilibrio para seguir avanzando, empujando sillas por el camino, mientras perseguía a una oficial que recargaba su arma en ese momento.

“¡no las desperdicies!” Regañó Edward a Robert, disparándole a la muerta antes de que pudiera llegar a Julie. “¡dale en la cabeza!”

Robert asintió. Estaba nervioso y las manos le temblaban. Edward estaba seguro que no le faltaba mucho para entrar en pánico. Disparó otra vez, haciendo explotar la cabeza de un zombi yonki y se volvió hacia
Julie, quien le miraba con gesto agradecido. No había tiempo de hablar, sino de actuar.

“¡Neville, Richard, busquen con que bloquear las puertas!” dijo Edward. Tuvo que retroceder para recargar su remington. Sin perder de vista a la ola de muertos que venía llegando poco a poco. Julie le cubrió, mientras
que Robert trataba de recomponerse.

Neville y Richard habían obedecido al instante, apenas se hubo calmado el tiroteo en cuanto dejaron de aparecer los muertos vivientes, ambos oficiales ya traían una mesa para bloquear la doble puerta.
“¡Robert ayúdales!” dijo Edward apenas terminó de meterle cartuchos al arma. El aludido obedeció con presteza, pero sin dejar de temblar. Realmente lo estaba pasando fatal, se dio cuenta Edward, y seguramente
tendría que hacerse cargo de él antes de que pusiera en peligro al resto. Ya se te ocurrirá algo, pensó el oficial, tragó saliva pero tenía la garganta rasposa.

Unos golpes a las puertas hicieron que Robert se sobresaltara y dejara caer su arma. El pobre sudó frio. Quiso recuperarla, pero su sargento –Edward- le ladró para que ayudara a sus compañeros a seguir construyendo la barricada. Neville y Richard consiguieron hacerla estable con lo que encontraron: la mesa, sillas, estantes, y aunque los muertos no podrían pasar por el momento, no habían conseguido librarse de ellos, porque seguían golpeando las puertas de forma insistente, exigiendo entre lamentos y gemidos, pasar para devorarlos. Julie se encogió de hombros y se pasó una mano por el rostro pesaroso. Richard y Neville se apartaron de la barricada recién hecha, mientras que Edward recogía el arma de Robert y se la entregaba preocupado. Éste ultimo parecía que iba a desplomarse cada vez que esas cosas golpeaban la madera.

“Descansa, Robert.” Le dijo Edward, posando una mano en el hombro de Robert. El oficial regordete asintió, encogido de hombros y se fue. Julie se llevó se acercó al sargento. Edward notó que ella también parecía desplomarse a causa de los gemidos, aunque parecía querer ocultarlo. “¿Qué haremos ahora?”

Edward suspiró, igual de agotado. ¿Qué iban a hacer? Todavía no sabía, y mientras los gemidos guturales de los muertos vivientes seguían en aumento tras la barricada, el sargento Edward se hundió en un pozo de total incertidumbre.

“Es una buena pregunta…” fue lo único que dijo.

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 3
| Puntos: 14




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatarLuis22 bandera - Fecha: 18/03/2011, 23:54 hsme gusta (82)   no me gusta (91)

hehe gracias por sus comentarios! Es probable que la continue aunque no con esos mismos personajes. Estaba practicando un poco el genero otra vez, a ver si me animo a ewscribir una historia como tal.
avatar TUPRINCESALINDA bandera - Fecha: 18/03/2011, 23:41 hsme gusta (95)   no me gusta (87)

Muy bien redactado y plasmado, me gusto mucho... Aunque creo que debería ir en cuentos o novela... Sigue así, lo haces muy bien.
avatarIchito bandera - Fecha: 18/03/2011, 23:39 hsme gusta (86)   no me gusta (79)

Qué miedo! Me gustó mucho, me suena a como si fuera un fragmento extraído de alguna novela. Me aterran los relatos apocalípticos, especialmente los de zombies. Me gustó mucho tu relato, ojalá haya una continuación!


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Luis22  bandera
  • Offline Hombre 
  • 9
    Publicaciones
  • 161
    Puntos
  • 1
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb