¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Martes 16 de Octubre de 2018

Vida sin vida

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Microrrelatos | Fecha: 02/04/2011
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Sábado, 12 de Junio del 2010
Mi nombre es Alan. Nunca me había sentido tan agotado, pero en paz, es extraño lo que en estos días he sentido, la última vez que estuve en este estado, fue cuando me drogué con las 6 pastillas que me tomé para el dolor de cabeza.

En estos días cada vez que despierto y voy a la cocina, mis familiares están ahí desayunando, mi madre está de espaldas preparando las tortillas, mi hermano Cristian come apurado, debido a que está saliendo tarde para el trabajo, y lo menos que quiere es hablar, así que no lo interrumpo, y dejo que siga disfrutando y alimentándose, aunque me sorprende que lo haga con tanta velocidad, no siempre fue así. En tanto, Lucía no para de caminar de un lado a otro, ordenando los papeles que tiene que presentar en la universidad, siempre fue eficiente realizando sus trabajos, pero esta semana estuvo distraída, como apenada por algo, debe ser algún problema en la Universidad que la tiene en ese estado, como extraviada y acongojada. Mi madre termina de preparar las tortillas para el desayuno, y no se sienta a la mesa va a mi cuarto a recoger alguna ropa sucia para lavarla, y al encontrarla en la cama, esta vez misteriosamente no reniega, sino al contrario suspira, como extrañando algo, como lamentándose, me preocupa su tristeza, en la tarde trataré de hablar con ella.

Luego mi perro Wacho, me observa con los ojos muy abiertos, como cerciorándose de que en realidad soy yo o soy otra persona, tiene dudas trata de acercarse y de percibir mi olor, intenta una y otra vez, pero no lo consigue, retrocede y empieza a ladrarme, como si me desconociera, hace mucho ruido al ladrar, pero luego empieza a aullar, como lo hacía antes, en noches de luna llena, y también cuando ponía una canción en la radio. Pero esta vez no estaba la radio encendida, no había luna llena, era de mañana, pero Wacho aullaba, yo me cansé de que lo hiciera, le regañé y al escucharme se detuvo repentinamente y permaneció quieto, con las orejas caídas y los ojos a medio abrir, corrió hacia su corral y allí se quedó, hasta que mi madre lo llamó y al ver que el perro estaba asustado y no salía, se acercó hasta su casita para darle la comida. Mi madre se encontraba alimentando al perro, pero su mirada estaba en otro lado, no era ella, su manera de actuar me inquietaba.

Son las 11 de la mañana, y todos han salido, estoy solo en casa, ordeno mis cosas que están en el escritorio, los libros, separatas, cuadernos y demás cosas de la Universidad que ya no voy a necesitar. En la noche, cuando trato de acostarme, me siento cansado, fatigado, pero a la vez me siento ligero, como si pesara menos de lo acostumbrado, nunca fui tan pesado, ni muy musculoso, siempre bordaba los 55 kilos, pero ahora siento como si tuviera 20 ó 30 ó quizá menos. No siento alegría ni pena, es como si me hubiera olvidado se sentir eso, estoy tranquilo, apaciguado. No tengo mucho sueño, trato de conseguir el sueño no puedo, estoy despierto hasta la madrugada, lo que hace que muchos días me despierte y no encuentre a nadie en casa, y me la pase solo, confieso que he logrado acostumbrarme ha pasar el mayor tiempo posible sin compañía en casa, aunque algunas personas lo vean extraño y preocupante, yo lo veía muy normal.

Es sábado, ha pasado una semana desde los primero días en que he sentido este cambio, en mi contextura, en mi estado de ánimo y en mis familiares, es raro; todos están sanos incluyéndome a mi, trabajando y estudiando, no tenemos mayores problemas por ahora, pero esa tristeza, esa falta de carisma, me preocupa, ya no hay bromas, todos hacen lo posible por salir cuanto antes de la casa, yo solo los veo, llevo días sin hablar con ellos, cuando le pregunto algo a Cristian, de pronto suena su celular y se va a contestar, entiendo que en el trabajo le exigen demasiado. Y a Lucía, la siento muy fría, ya no canta cuando enciende la radio, ya casi ni escucha música, solo lee, escribe, apenas come, y se va a la Universidad, no la vuelvo a ver hasta la mañana siguiente, y mi madre, se entretiene tejiendo, había dejado de hacerlo buen tiempo, pero ahora teje y de inmediato lo vuelve a destejer, no está conforme con la figura que arma, dice que tal vez sea la lana o que ya no ve muy bien; y Wacho ya no hace bulla, cada ve que alguien llama a la puerta, y tampoco sale mucho, está en su casita, y solo duerme, se parece un poco a mí en eso.

A la semana siguiente, todos se alistan muy temprano, se visten de traje, como si fueran a alguna reunión importante, me sorprende pues es domingo. Nadie me dijo nada sobre salir, Lucía ha invitado a su amiga para que la acompañe. Cristian sale primero, diciendo que va a supervisar todo; no entiendo a que se refiere con todo, pero sospecho que de algo importante se trata. Le digo que se adelanten, y les pregunto donde va a ser, pero no me escuchan, sin embargo la amiga de Lucía, creo que si me escucha, y pregunta el lugar de la reunión, mi madre le responde que es en la iglesia de San Pedro. Suben las tres al taxi y antes que a arranque el carro, subo al asiento del copiloto, todos se callan, al parecer sorprendidos, pero luego el taxista, enciende el auto y partimos hacia la iglesia.

Al llegar bajan las tres rápidamente, yo me demoro buscando el dinero para pagar el taxi, pero no llevaba la billetera, lo había olvidado por la prisa. Pero Lucia, se adelanta y le paga al taxista. Bajo del auto, y ya todas las personas están dentro de la iglesia, rezando, mirando hacia puntos inubicables, escuchando lo que el Sacerdote les dice, hacía mucho tiempo que no entraba a una iglesia, camine rápidamente hacia adelante, en donde estaba Cristian, quería preguntarle si todo andaba bien, pero no me atreví y solo me situé a su lado, a escuchar la misa; fue cuando vi al frente de todos y en varios sitios, varias fotos mías, con mi madre y con mis hermanos, me sorprendió ver eso, me dio miedo, sentí mi cuerpo helado, mis labios de secaron, mis ojos no podían creer lo que veía, me dio mareos, más adelante, en un arreglo fúnebre se leía lo siguiente: “Hace un mes te fuiste, dejando un vacío enorme, que difícilmente podrá ser cubierto, como quisiéramos que la vida nos entregue el privilegio de tenerte nuevamente unos minutos para expresarte todo el amor que a veces no supimos darte, ahora es tarde, tú estás en algún lado, desde donde, estamos seguros, nos acompañarás y nos guiarás por el camino del bienestar. Te recordaremos por siempre Alan”.
´
Álvaro Sosa
Lima, Perú
www.laplumadedorian.blogspot.com

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 2
| Puntos: 9




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatardorianesso bandera - Fecha: 03/04/2011, 17:38 hsme gusta (127)   no me gusta (123)

Gracias, que bueno que se entendió la idea, si quizás tengas razón vertebrado, en que el final fue un poco flojo..voy a mejorar eso.Saludos-
avatarVertebrado bandera - Fecha: 03/04/2011, 09:25 hsme gusta (135)   no me gusta (139)

Buen relato, solo que el final comienza a percibirse demasiado pronto, sin embargo me gustó.
avatarnine201060 bandera - Fecha: 02/04/2011, 18:46 hsme gusta (132)   no me gusta (131)

Que lindo microrrelato y es verdad cuando las personas ya no estan, nos lamentamos tanto, porque muchas nunca demostramos el amor que sentimos hacia los demas...excelente...
avatardorianesso bandera - Fecha: 02/04/2011, 18:40 hsme gusta (145)   no me gusta (140)

Saludos a todos los que lean este nuevo microrrelato,espero que sea de su agrado como los anteriores.gracias por leerme.un fuerte abrazo


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • dorianesso  bandera
  • Offline Hombre  medalla por cantidad de puntos  medalla por cantidad de comentarios 
  • 20
    Publicaciones
  • 606
    Puntos
  • 149
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb