¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Lunes 15 de Octubre de 2018

El juego del antifaz cap.3

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 16/02/2012
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


-CAPíTULO TERCERO-



“panchito”: Mi querido hijo. Cuando leas esta carta ya vas a ser un hombre, te quería decir que te escribí unas 6 cartas mientras estabas en la guerra, espero las hallas recibido. Por si nunca llegaron, en ellas te explicaba la razón por la que tu hermana y yo nos tuvimos que ir de casa y del pueblo. La razón es tu padre, hijo, aunque te cueste entender, fue él quien comenzó a seguirnos y a amenazarnos con que nos fuéramos del país por temor a que denunciemos todas las fechorías que cometió en este último tiempo. No se que le pasó, últimamente esta totalmente perdido. No intentes buscarlo, te aseguro que a él no le interesa verte, tampoco intentes buscarnos a nosotras, estamos muy lejos, no hubo otra opción, se que puedo confiar en el hijo que crié con mucho amor, se que podes solo, mejor hace tu vida, y si aún lo recordás, disfruta tu nueva vida…

Te ama: mamá


Hasta siempre, nunca te olvidaremos.



Al terminar de leer esta carta, mis ojos ya estaban empañados de lágrimas de nuevo, hacía rato que mamá no me llamaba “panchito”.
No tuve otra opción que irme a la casa de Thelma, ahora era ella lo único que tenía. Camine 65 cuadras exactas para ir a verla, y cuando llegué, ahí la vi a ella, sentada en el escalón del viejo chalet, lucía tan hermosa como siempre, nada había cambiado en ella, me acerqué para certificar que era ella y definitivamente lo comprobé, pero de pronto salió un muchacho desde adentro de la casa con un bolso, veo que agarra a thelma de la mano y se iban los dos quien sabe a donde. No podía creerlo, mi amada novia me había traicionado, pero aún así, no le guardo rencor ya que sentía que yo le había hecho lo mismo mucho antes al irme y dejarla sola tanto tiempo. Fue entonces que comencé a culparme de todo lo que estaba pasando. Me di cuenta de que estaba solo en la vida, me quede sin familia, sin Thelma, sin Walter, sin trabajo…en fin, nada compensaba el dolor que sentía dentro mío, ni siquiera quería salir a la calle. Hasta que un buen día, un viejo vecino me convenció con que vaya al menos a buscar trabajo, no sólo para vivir de algo, sino para poder relacionarme con la gente, interactuar como a mi me gustaba, el caso es que ya no había con quien discutir ni madre quien me bese, pero algo debía hacer, no podía abandonarme así, por la memoria de los caídos en la guerra, debía mantenerme de pie hasta ser aquel hombre que mamá seguramente anhelaba.
Así que me levante de la cama, me vestí lo mejor que pude, tome un viejo currículo que tenía guardado de mis épocas de trabajo. Tomé las llaves de casa a los apuros y salí por ahí a dar vueltas hasta encontrar algo digno, caminé y caminé hasta que vi un pequeño cartel sobre la vidriera de un bar que decía: “se busca mesera/o con o sin experiencia”. Fue entonces que me acerqué a aquel lugar. Cuando entré, noté enseguida en las condiciones que se encontraba ese lugar, a mi parecer, estaba mal construido. Poca gente se encontraba allí, solo una familia desayunando y un anciano tomando una copa en la barra. Se trataba de una especie de cantina o algo así.
- señor, ¿puedo ayudarlo en algo?
- Si, buen día, mi nombre es Francisco Gutiérrez, vengo por el trabajo.
- ah…si, el trabajo. Dígame, ¿tiene usted experiencia?
- Bueno…no en realidad, pero una vez tuve que ayudar en el bufete del club de la calle Serrano, fue algo momentáneo, solo dos semanas. Igualmente, creo haber leído en la puerta que no se tiene en cuenta eso aquí.
- Si, si, es cierto, era solo curiosidad.
- Puedo mostrarle mi currículo, si usted lo desea.
- No hace falta, vení, te enseñaré a tus compañeros.


Este hombre había sido muy amable conmigo. Me llevó hacia la cocina y me presentó delante de todos, que en realidad, éramos solo cinco contándome a mí. Parecía que el negocio no andaba muy bien.


 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 1
| Puntos: 3




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatar ezequiel bandera - Fecha: 16/02/2012, 21:37 hsme gusta (80)   no me gusta (81)

muchas gracias quitosin..ya se viene el capítulo 4
avatarQuitosin bandera - Fecha: 16/02/2012, 11:47 hsme gusta (88)   no me gusta (86)

Interesante relato, espero seguir leyendo...


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • ezequiel  bandera
  • Offline Hombre 
  • 7
    Publicaciones
  • 34
    Puntos
  • 4
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb