¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

8 minutos.

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 24/07/2014
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


8 Minutos.

Los seis robustos neumáticos giraban casi con desesperación tratando de agarrarse al piso extremadamente pulido de la nave, con un chillido agudo de esfuerzo, lograron cambiar su dirección antes de chocar contra la pared y coger una recta acelerando nuevamente y de forma alarmante. A bordo viajaban cuatro personas, tres de ellas eran parte del equipo que tenía a cargo la misión: El líder, la conductora y el artillero. El cuarto sujeto era Nardi, un trabajador especialista en los sistemas informáticos de la nave, un hacker reformado de bajas capacidades sociales pero hábil con las máquinas, era lo mejor que encontraron disponible en el momento para extraer los archivos de códigos de cada uno de los procesadores de la nave por separado ya que el central que debía agruparlos todos estaba inoperante, una tarea relativamente sencilla si no fuera porque la nave hace rato que sugería la evacuación absoluta debido a que la autodestrucción para prevenir un desastre mayor ya era inminente e irreversible, “¿Cuánto tiempo nos queda?” preguntó Caín, el líder del grupo, un hombre calvo de cuarenta años que estudiaba una pantalla frente a él con un diseño tridimensional de los caminos que debían tomar, Nardi incorporándose luego del brusco viraje le respondió consultando su cronómetro, “solo ocho minutos…”; “dime una cosa…” Vilma era siempre la encargaba de conducir “… ¿Por qué arriesgamos nuestras vidas por un montón de dígitos?”, esta aun no llegaba a los treinta y había dos cosas que jamás le resultaba hacer: Reír o emborracharse, no importa cuán gracioso fuese algo o cuanto alcohol bebiera. Varios accidentes sufridos principalmente en carreras ilegales, le habían dejado como consecuencia numerosos implantes artificiales en todo su cuerpo, incluyendo la cabeza, lo que explicaría ciertos rasgos anormales de su personalidad. “…Al parecer esos números valen más que nosotros” respondió Caín que viajaba a su lado “No para mí” dijo la chica sin quitar la vista del camino. “Para mí tampoco así que vamos a salir con vida de esto como sea. Dobla a la izquierda, aparecerá una especie de túnel, una vez dentro, la primera está a menos cien” “Lo tengo”

Nuevamente el viraje hizo patinar el vehículo en un inútil esfuerzo de sus ruedas por sujetarse, hasta que nuevamente consiguió reanudar la marcha y recobrar rápidamente la velocidad, todos a bordo se zamarrearon pero sabían que debían agarrase fuerte y de lo que fuera, salvo Nardi que no podía acostumbrarse a los bruscos vaivenes de la ruta, volvió a acomodarse los anteojos y levantó la vista, frente a él, el amplio pasillo se empequeñecía abruptamente, tanto de ancho como de alto convirtiéndose en una especie de túnel donde por unos segundos tuvo la certeza de que no cabrían, eso le generó una ansiedad sofocante, la impasibilidad de los demás lo desesperó, comenzó a gritar y cuando el agujero estaba ya encima, sintió que su angustia estaba al borde de la histeria, se cubrió la cabeza con las manos y apretó absolutamente todos los músculos de su cuerpo. Vilma frenó con suavidad para que el vehículo patinara y se alineara para luego en el momento exacto volver a acelerar y lograr encajar casi a la perfección, casi, porque raspó un poco uno de los costados. Luego una profunda aceleración seguida de una brusca frenada que arrastró el vehículo siete metros hasta dejarlo exactamente junto a una caja adherida a la pared. Debieron de gritar al pobre Nardi para que se incorporara he hiciera su trabajo, “por Dios, casi me orino” susurró, aun consternado y tembloroso, no necesitó bajarse del transporte para manipular el teclado de la caja a la que se conectó con un aparato que llevaba colgado al cuello, extrajo los datos que necesitaba y tuvo la mala idea de anunciar que había terminado sin pensar que Vilma aceleraría de inmediato dejándolo con medio cuerpo afuera. Por suerte Marcus, el artillero, reaccionó rápido y lo jaló de la chaqueta. Este era un hombre joven y alto con aspecto de basquetbolista, usaba la barba más larga que el cabello y unos pequeños anteojos que le daban un toque entre místico e intelectual, estaba sentado en un pequeño sillín unido en una sola estructura giratoria con el cañón doble y de doble propósito que portaba el vehículo.

“Ok, la siguiente está muy cerca, antes de salir del foso” Al salir del túnel el camino continuaba pero todo lo demás desapareció, el foso era un espacio vacío de proporciones geológicas, sobrecogedor y profundamente intimidante. Fue inevitable para todos echar un vistazo a ese colosal espacio vacío sin principio ni fin, excepto Vilma que cruzó los diez kilómetros de puente a toda velocidad y con la vista fija hacia enfrente. Justo antes de salir del foso estaba la segunda caja, Nardi se bajó y de inmediato se sintió intimidado por el vacío, “¡Dese prisa ¿quiere?, tenemos menos de cinco minutos!” tuvo que acercarse hasta la orilla del puente y no con poco esfuerzo soportó el vértigo de estar a centímetros de una caída interminable, hizo su trabajo y retrocedió hasta sentir el vehículo tras él. Una vez que Vilma partió, recién notó que tenía las manos mojadas de sudor.

Una vez que salieron del nuevo túnel, se encontraron con un pasillo amplio que describía una amplia curva, luego una curva cerrada seguida de una recta interminable donde Vilma forzó al máximo el poderoso motor del vehículo, frente a ellos apareció un gran portal cerrado, Nardi se apresuró a registrarse los bolsillos “Esperen, tengo los códigos de todos estos accesos” “No hay tiempo para sutilezas. Marcus, dispárale” ordenó Caín pero Nardi se puso como loco “¿Qué?, ¿Están dementes? ¡Esa es la central de energía! ¡Hay dos mil generadores nucleares ahí dentro!” el líder ojeó su pantalla, efectivamente se veía una multitud impresionante de cuadritos blancos perfectamente formados y alineados al otro lado de aquella puerta, por lo que debió reconsiderar la orden “Marcus, dispárale. Pero usa el Ariete.” El Ariete era una facultad del cañón para disparar un golpe de energía de baja combustión pero de alto impacto físico, en otras palabras, lo que se llamaría “un buen golpe” Marcus preparó el cañón rápidamente y apuntó, aguardó la distancia óptima y disparó, inmediatamente después Vilma volvió a acelerar a fondo. Los gruesos portones se abollaron como si un puño gigante y poderoso los hubiese golpeado, pero resistieron en su lugar, eran más fuertes de lo que parecían a simple vista, pero nada más se podía hacer, el choque era inminente, sin soltar el pedal del acelerador Vilma gritó “¡Sujétense!” y además de eso todo el mundo escondió la cabeza entre los hombros y cerró los ojos, excepto la conductora que solo los empequeñeció, hace años había aprendido a nunca quitar la vista del camino.

Gracias a que la construcción del vehículo era realmente sólida y a que poseía una nariz reforzada y en forma de rompeolas, también al golpe de Ariete que debilitó considerablemente la estructura y por cierto a la pericia de Vilma, fue que lograron atravesar esas puertas y mantenerse en una sola pieza aunque no del todo incólumes, el brutal golpe había aflojado más de algún conductor, eléctrico o de fluidos y debería resistir así hasta el final. Atravesaron un sendero largo y limpio, franqueado por interminables filas de cajas de metal grandes como casas pequeñas, casi como cruzar un monótono pueblo, lujoso, moderno y abandonado. Dos minutos y medio faltaban cuando Nardi tomaba los datos de una nueva caja y aun les quedaba una más, Caín se comunicó con el Coronel “…hace rato pasamos el PNR (punto de no retorno), repito: El PNR está claudicado. ¡Necesitamos otra salida! …O esos datos no saldrán de aquí” luego de varios segundos de desesperante chicharreo estático se escuchó la voz de un hombre “les enviaré una nave de abordaje, abrirá un agujero para ustedes. Llegará en un par de minutos. ¡Dense prisa!”; “¡No tenemos un par de minutos!” Caín gritó pero la comunicación ya se había cortado. “Si partimos ahora, te aseguro que puedo volver a la entrada en menos de dos minutos” Vilma hablaba en serio y nadie dudaba de sus capacidades pero era más riesgoso que continuar “Además…” habló Marcus “…nadie asegura que aun nos esperen por donde entramos” Eso disipó las dudas y generó algunos segundos de silencio hasta que Nardi arriba del vehículo miró a todos con cara de preocupación e impaciencia “¿Qué estamos esperando? ¡Falta un minuto y medio!” y nuevamente se pusieron en marcha.

Luego de salir de una curva se encontraron en un pasillo largo, recto y completamente oscuro, entonces notaron lo dañadas que estaban las luces del vehículo, aun así aceleraron, el mapa en la pantalla indicaba un camino sin curvas ni obstáculos que desembocaba en un gran salón perfectamente circular, la última caja estaba allí. Con el acelerador a fondo, en penumbras y cincuenta segundos de tiempo entraron al salón, se estrellaron contra tres o cuatro pilares de un material parecido al cristal que se quebraron sin oponer demasiada resistencia, Vilma al darse cuenta de donde estaba, cargó todo su peso contra el pedal del freno tratando con desesperación de detenerlo mientras los neumáticos rechinaban perdiendo velocidad con alarmante lentitud, y provocando que todo el vehículo se girase hasta finalmente detenerse a escasos centímetros de la gigantesca cúpula de cristal en la que se habían metido. Con la boca abierta contemplaron el universo infinito en toda su majestuosidad frente a sus ojos, tal visión los había hecho olvidar que habían estado a centímetros de salir despedidos al espacio. Nardi revisó su cronómetro, “¡veinte segundos!” Todos excepto Vilma bajaron a buscar la última caja, pero todo era cristal allí y no había ninguna dichosa caja, entonces sonó la voz del Coronel en la radio “…ya casi no les queda tiempo ¿tienes los datos?” Vilma respondió “¿y tú tienes esa salida que nos prometiste?” “Ah, Vilma, supongo que tu jefe está demasiado ocupado para responder” “Sí está en el baño, ya sabes cómo se tarda cuando entra…” respondió la chica con absoluta seriedad. “Bien…” replicó el Coronel “…espero que tengan todos los datos o no servirá de nada todo esto. Vuelve por donde entraste, a la primera oportunidad dobla a la derecha, cubre ese pasillo a toda velocidad, al final encontrarás tu recompensa” terminada la comunicación se escuchó la voz de Marcus “Creo que esta es la caja que buscamos…” en sus manos sostenía la cabeza de uno de los pilares que habían quebrado al entrar… estaba destrozada. Nardi la tomó con las manos temblorosas, estaba lleno de angustia hasta las pestañas “¿y ahora qué haremos?” el vehículo se detuvo junto a ellos, Vilma hizo sonar la bocina que emitió un sonido ahogado y defectuoso como un ave de corral moribunda “¡Suban con todo y vámonos de aquí! Ya tenemos una salida”

La nave de abordaje era capaz de adherirse a la superficie de otras naves de mayor tamaño como un molusco, luego los hombres en su interior abrían las puertas y perforaban la pared con cortadores especializados y poderosos. En eso estaban trabajando cuando Vilma encontró el camino de la derecha y comenzó a acelerar a fondo y en total penumbra “¡Dos segundos!” gritó Nardi, pero aquel era un pasillo que no se podía cubrir en dos segundos y el tiempo se terminó. La explosión se sintió cercana y poderosa como si la gigantesca nave en la que aun estaban se hubiese partido en dos, Vilma perdió un poco el control pero aunque chocó contra las paredes continuó. Le pareció ver una luz débil al final del pasillo, estaban cerca, de pronto todo se iluminó. Una gigantesca bola de fuego apareció tras ellos y a gran velocidad, Caín tomó la radio y gritó con desesperación sin saber bien si le escuchaban o no “¡vamos a chocar! ¡Salgan de ahí, vamos a chocar!”

En la pared se veía un grueso cordón brillante de metal derretido pero el círculo que formaba aun estaba incompleto “¡Dispara, dispara!” Marcus preparó el cañón, la bola de fuego ya los alcanzaba. Disparó y el vehículo atravesó la pared a toda velocidad, las puertas de la nave de abordaje se cerraron en el acto y alguien ordenó “Liberen la nave y sáquennos de aquí” un gran remezón siguió esa orden hasta que luego todo fue calma. A varios metros el vehículo había logrado detenerse, su estado era desastroso, una mujer de uniforme se acercó. Vilma se bajó y pasó junto a la uniformada sin decir nada, esta preguntó “¿A dónde vas?” “Necesito un trago…” dijo la chica y siguió su camino, Marcus le siguió “Voy a asegurarme de que no se meta en problemas… está realmente cabreada” y se fue también. La uniformada se quedó con Caín “Estuvo cerca esta vez” El jefe del pequeño grupo asintió “Sí, demasiado. Pero bueno, hay que ganarse la vida de alguna forma” luego le dio unas afectuosas palmadas en la espalda al pobre de Nardi que aun no se recuperaba “Vamos muchacho, te ganaste un espacio en nuestro pequeño equipo…solo es cuestión de acostumbrarse”



León Faras.

 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 1
| Puntos: 5




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 

Comentarios:

avatarFIORELLA bandera - Fecha: 29/09/2014, 18:57 hsme gusta (109)   no me gusta (109)

Muy bueno. Yo necesitaría un vehículo bien reforzado para conducir; algo así como el que creaste para Vilma.
avatarFIORELLA bandera - Fecha: 29/09/2014, 18:56 hsme gusta (102)   no me gusta (118)

Muy bueno. Yo necesitaría un vehículo bien reforzado para conducir; algo así como el que creaste para Vilma.


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Vertebrado  bandera
  • Offline Hombre  medalla por cantidad de puntos  medalla por cantidad de comentarios 
  • 130
    Publicaciones
  • 3319
    Puntos
  • 1408
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb