¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Tribu urbana

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Ensayos | Fecha: 19/06/2016
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Jacinto camina cansado, en las frías noches de invierno, recogiendo los excrementos que deja la tribu urbana: papeles y envases de plástico.

Jacinto, cuando empieza anochecer, sale de su casa arrastrando un carrito con bolsas vacías de arpillera deshilachada. Toma el tren, cruza el conurbano para llegar a la gran ciudad.

Se baja del tren, arrastrando el carrito. El punto de encuentro es la fogata encendida de la esquina de Florida y Lavalle. Apenas llega, Jacinto saluda a sus compañeros, y acerca sus manos a la fogata para despojarse del frío.

La tribu urbana tira a la basura sin prestar demasiada atención. Existe un ejército de Jacintos que sobreviven clasificando y separando la basura. La tribu urbana, a este oficio, lo llama cartonero.

A la noche, en las veredas o en contenedores de basura, se depositan carpetas rotas, pedazos de muebles, retazos de telas, papeles escritos. Jacinto revuelve en la basura como quien está a la pesca de un tesoro. En las bolsas de arpillera guarda los objetos que después venderá.

Disfruta cuando encuentra piezas raras y pequeñas, que para el resto son inútiles. Guarda las piezas en algún bolsillo, las apila en el taller de su casa y el mayor desafío para Jacinto, es ensamblarlas.

Jacinto, el cartonero, vive al día, dependiendo del peso y de la calidad de lo recogido. Le pagan por kilo. Vive en una pocilga pequeña, en un barrio, donde las nuevas generaciones de las tribus urbanas, las han apodado “villa”. No recuerdo cuando dejaron de llamarse “villa miseria”.
Como en la jungla, Jacinto, a veces, tiene que caminar mucho, porque la presa no es fácil de cazar. La zona de oficinas no le alcanza y como un león, olfatea, se mueve mucho por el presentimiento y rumbea por las calles donde están los hoteles de muchas estrellas. Hace poco, rescató una alianza de oro que le permitió darse algunos gustos. Jacinto, le rehuye a llegar a la zona de los hoteles, tiene miedo, se siente tocado por Dios, y le agradece, cada vez, que presencia la escena, cuando ve gente, comiendo de la basura, masticando las sobras como si fuese un plato de comida de un hotel cinco estrellas, porque al hambre, lo que le sobra, justamente, son las estrellas.

Jacinto ha intentando, varias veces, saltar la línea de la tribu salvaje para pasar a pertenecer a la tribu urbana. Pero no lo pudo lograr. Trabajó, por un tiempo, haciendo un reemplazo de cajero, en un supermercado, con un sueldo fijo, pero tuvo que mentir cuando le preguntaron donde vivía. Luego tuvo otros empleos, pero ninguno era estable. Con lo cual se terminó desanimando y a pesar de lo duro de su oficio, siente un cierto gusto por no recibir órdenes ni tener patrón.

Son las cuatro de la madrugada, terminó la tarea de Jacinto. Las calles han quedado sucias, con los restos de basura, sin clasificar por los cartoneros. Los barrenderos de la tribu urbana serán los encargados de hacerla desaparecer.
Jacinto va arrastrando, el pesado carrito, para tomar el tren de regreso a su casa. Venderá el botín y se irá a dormir. Mientras camina por Florida, escucha los ruidos de la tribu urbana que se despereza para iniciar una nueva jornada.


 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • anahidec  bandera
  • Offline Mujer 
  • 35
    Publicaciones
  • 75
    Puntos
  • 1
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb