¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Miércoles 23 de Agosto de 2017

En retrospectiva

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 20/12/2016
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    



Cuando era joven era demasiado ingenuo, demasiado idealista. Quería crecer; vivir fuera del autoritarismo de mis padres, de la santa madre iglesia y de todo poder. Me sentía asfixiado y temeroso por la falta de libertad. La vida era prometedora pero llena de cadenas. Miraba el horizonte y me parecía infinito, inalcanzable. Sin embargo, siempre seguí las reglas. Era malo desobedecer al cura y malo desobedecer a los padres. Solo existían el cielo y el infierno como premio y castigo. ¡Oh, Dios!, ¿qué ha pasado en este mundo?. Esto no tiene ningún sentido. El mundo está dividido. Yo estoy dividido. Cortado en diversos pedazos. Mi alma pertenece a Dios o al Diablo según se miren mis actos. El sacerdote aún no se decide. Pertenezco a mi esposa y a mis hijos; a mis padres, al sistema educativo, al partido y, a las grandes corporaciones trasnacionales que me dictan que comprar y como endeudar toda mi vida.

Aquí estoy dividido como una campana rota, rajada sin ningún miramiento, mirando hacia el socialismo de gabinete y, al capitalismo que me susurra cuan afortunado soy de vivir en una democracia. Me conformo con ver y oír a nuestros dirigentes políticos de cómo y cuándo será nuestro futuro. Ellos sí que piensan. En tres lustros, quince años justos, estaremos viendo y regocijándonos de todas estas reformas estructurales. Es un confort y una buena medicina para mis ojos y para mi piel ajada. A lo menos moriré viendo cumplido el sueño. Pero ¿porque me siento tan vacío?. Miro el horizonte y aun me parece inalcanzable. Desearía estar trabajando para no pensar. Esto es horrible. En mi trabajo por lo menos estoy ocupado entre risas y uno que otro sin sabor pero hasta los sinsabores me son apetitosos en mi soledad vacía.

Dicen los filósofos que la soledad es buena y provechosa para los que tienen viveros llenos de ideas pero ¿qué ideas son auténticamente mías?, todo lo bueno y lo malo me ha sido implantado sin ninguna concesión. Mis enemigos políticos son por imposición. Los odio con un odio que no es mío. ¡Oh, Dios!, ¿Cómo he llegado a esto?. Se suponía que mi educación me iba a llevar al éxito a tener una buena esposa y buenos hijos. Racimos de miradas de respeto me esperaban. Solo era cuestión de cosecharlas. Todo era un engaño. Quizá debería ir a confesarme o ir al psiquiatra. No lo es. Estoy, irremediablemente dividido. Quizá no debería estar pensando en esto. Quizá esto sea un atentado contra el orden establecido. ¿Quién soy yo para juzgar la realidad?.

Las grandes ligas están muy lejos de mi realidad. Los hombres ricos se sientan y conversan alegremente y liman sus asperezas de una manera civilizada. Vuelan de Moscú a Londres y de allí a Nueva York. Tienen todas las respuestas de las que carezco. Miran el mundo a miles de metros de altura. ¿Qué ira a pasar?. No logro comprender la vida. Es demasiado para un hombre común. Mi título dice que soy un profesionista capacitado. Mi acta de examen lleva la leyenda “Cum laude”, por mi alto rendimiento académico. Con todo, fuera del campus universitario eso no significa cosa alguna. Afuera hay lobos y bestias fieras que no se tientan el corazón a la hora de hacer pedazos, de destrozar a más débil.

El mundo es variable. Hace veinte años la educación tiraba hacia la izquierda y Carlos Marx era su profeta; hoy, tira hacia la derecha y sus profetas son los dueños de las trasnacionales. No hay gobiernos que no sean empresarios o gerentes de grandes corporaciones. Los amos son casi invisibles. Como invisibles son los amigos de la realidad virtual. Y, sin embargo, esa realidad es tan poderosa como la realidad real.

Estoy jodidamente dividido y no solo eso sino atrapado en mi gran soledad vacía. En todo caso tanto el socialismo como el capitalismo, irremediablemente desembocan en mares de soledad. He pensado en el suicidio pero es pecado mortal. Mi alma se perdería. Eso sería espantoso. He tratado de escudriñar el horizonte pero mis ojos me engañan y todo se ha vuelto más confuso. Es imposible caminar sólo hacia la felicidad, hacia la realización de mi persona. Me son necesarios los guías de todo tipo.

Debo admitir que, ahora soy no solo ingenuo sino estúpido. En fin hay cuentas que pagar y la deuda pública se multiplica. Por lo menos tengo un empleo y unos veinte años de utilidad laboral. Tiempo suficiente para que los chicos logren por lo menos un “Ad honorem”. Tiempo suficiente para comprar una tumba en un buen lugar donde descansar. Mis deudos no tendrán que pedir limosna para mi sepelio y entierro como mis antiguos vecinos. La elegancia lo es todo. Por ello tenemos que contribuir para que nuestros Ministros y legisladores se vean impecables.

Esto no deben saberlo mi esposa e hijos. El mundo funciona y no hay que quitarles su felicidad artificial. Que no se enteren de que somos títeres de todos los poderes humanos y divinos. Debo guardar mis pensamientos. Las revoluciones armadas se han terminado y los viejos revolucionarios están en sus tumbas. Los pensamientos inquietos se han vuelto peligrosos. Es preferible una bella historia de amor aunque esta sea frugal. Un instante puede durar toda la eternidad.

Los muchachos duermen y juegan en estas vacaciones. Mi esposa se despertará e ira a las compras navideñas. Tiempo de amor y paz. Un renacer de los seres humanos. La dicha divina se derramará en todos los hogares. Tengo que dejar de pensar en los problemas hay otros más capacitados que yo. Tengo que dejar de pensar. De allí me vienen todos los males. Cierto es que estoy dividido y atrapado en un mar de crisis pero pensar no ayuda a solucionar las cosas, las empeora. Debo de hundirme en mi dulce cama y esperar que el crepúsculo llegue. La internet y los medios de comunicación me traerán la realidad del mundo en oleadas doradas.


 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Gleyghor  bandera
  • Offline Hombre 
  • 26
    Publicaciones
  • 89
    Puntos
  • 8
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb