¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Sábado 18 de Noviembre de 2017

¿la visa de mis sueños?. parte final

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 29/03/2017
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


La Atmosfera Del Paraíso.

Rafael—me dijo Baldomero, cuando le entregue las facturas de mis viáticos—Debes disculpar un error absolutamente mío. Has tenido que viajar en tu vehículo, laborando con muchas incomodidades. Eso es inaceptable. Te he asignado un Citroën C4 Turbodiésel eléctrico 4x4.

Dicho esto me entregó las llaves del vehículo.

Me vi obligado a darle las gracias, astillando casi mis dientes y logrando quebrar mis mandíbulas al hacerlo. Pero es que lo que hice con Irene, hace que me odie a mí mismo más que a nadie.

Me senté en mi escritorio y vi la ventana en mi pantalla. Leyendo el mensaje Sentí que toque con mis dedos la atmosfera del paraíso.

"Beautiful Wood's Pacific Corp". Sede principal en Singapur, con filiares en Ciudad del Cabo, Kampala, Darwin, Rangún, Manaus, Ho Chi Ming City, me envío una proforma de aplicación para optar el cargo de Gerente Corporativo de Costos.

Temblé de la emoción. Es una empresa encargada del mantenimiento y reciclaje ecológico de bosques húmedos tropicales, para su conservación, mantenimiento y expansión. El paquete que me ofrecían era sueldo + bono de persistencia+ bono de producción+ bono de eficiencia+ bono de asistencia perfecta, casa+ auto+ pago al 100% de los impuestos+ seguro de hcm+accidentes personales+ vida+ fondo de jubilación y un bono adicional consistente en un paquete de acciones tipo A en la bolsa de Valores de Sierra Leona. Todo en dólares.

Me vi obligado a contenerme para no imprimirlo y restregárselo en la cara a todos. Ese si era un puesto de trabajo. Ahí si vale la pena estar. Por fin alguien me valoraba por mis conocimientos, sin tener que chupar medias ni arrastrarme lamiendo el piso por donde pasan mis jefes; como era la costumbre en ésta empresa donde malgasto mi vida.

Sin pensar más acepte de inmediato.

¡Por fin Dios, si es que existes, te apiadaste de mi¡. Me voy ya de este país podrido, corrupto, ignorante, envuelto en desorden y atraso.—susurre sintiendo cada instante del momento. Por fin sentí una brisa de felicidad en el camión de estiércol que compone mi vida.

¡Me voy en CINCO días¡.—me dije , empezando a contar los segundos

En cinco días estoy en Singapur. Pues dos horas después de aceptar la aplicación me mandaron el pasaje. Es lógico que voy a trabajar duro. Pero no va a ser más duro que aquí. Por fin voy a vivir en el siglo XXI. ¡Por fin voy a estar por primera vez entre seres humanos¡ lejos de los animales que componen el 145% de mi país.

I

Con la emoción de un niño ante un juguete nuevo Manejé la Citroën en la carretera. Sería la primera vez que no llegaría cansado en un viaje por carretera.

Cuando éste en Singapur me compraré una Lexus TDI. Tendré Una princesa Oriental para pasar mis sucias noches de deprave total y un Loft de 2400 mts cuadrados.

Llegue a Santa Bárbara. Estuve inmerso en un trabajo de apoyo al vendedor de la zona por más de 8 horas. El Distribuidor me invito a cenar y trajo a su hijo y su esposa.

Vivieron 4 años en Holanda.

"Que gente tan mediocre y fracasada. Vivir en un país tan liberal y devolverse a éste pueblo que está en la prehistoria "¡No puede ser¡.

La conversación inevitablemente llegó a ese punto.

No es como parece. Es muy bueno para ellos. Es su cultura. Es su tecnología. Es su seguridad social. Es su educación y sistema de vida. En definitiva es su país con sus costumbres. Para nosotros son impuestos caros. Combustible caro. Tecnologías que no comprendemos. No es nada sencillo. Ellos no hacen concesiones con nosotros. Si llegas limpiando pisos, pues estarás toda tu vida limpiando pisos, tus conocimientos no sirven para nada y es casi imposible costear el aprendizaje en sus universidades.

Por poco les vomito que en 5 días estaré en Singapur.

No veo a mucha gente devolviéndose. No debe ser tan difícil. Todo depende de las ganas y esfuerzo que uno ponga—dije con maldad.—Me parece que el aguardiente y la marginalidad en la mente si hace su trabajo después de todo.

II

No le puse mucha atención a las alertas de e-mail, mientras manejaba de regreso.

Las disfruté todas en mi apartamento. La confirmación de mi pasaje aéreo. Mi nombramiento para llevarlo de urgencia a la embajada y tener mi visa de trabajo. En la luz roja de un semáforo un relámpago cruzó por mi mente...IRENE.

¡Por dios¡.¡ Se me había olvidado Irene¡.

No puedo decirle nada. Seré lo que seré y más que nadie yo mismo lo sé. Pero de verdad yo sufro mucho más que ella.

Sufriré mucho más que ella, cuando no pueda verla. No es huir de una posible vida de ambos. Es que estoy huyendo de todo esto. De toda esta porquería. ¿Cómo podría tener una vida con Irene aquí?. Expuestos a un secuestro express. Expuestos a un atraco de noche. Expuestos a toda la basura de aquí. Ella no va a dejar su mundo aquí por mí. Ni de lejos. Yo soy quien debe sacrificarse. Pues la verdad es que Irene sin hacer mucho me conquistó plenamente.

Dicen que uno ama una sola vez en la vida. La primera vez. Dicen que los golpes lo endurecen a uno demasiado. También sé que esa coraza es frágil ante un golpe preciso y duro. No es tan dura como se piensa. Irene me importa mucho. No quiero de verdad saber cuánto. No me dolió tanto separarme de mi hijo. Total. Es más que un desconocido. Pero Irene está en mi muy adentro de mí.

El toque de mi teléfono me sacó de mi abstracción.

Es Irene.

Estoy en tu puerta. ¿Me dejas entrar?.—dice su muy personal voz.

Abro la puerta. Es inevitable. Es incontrolable. Soy un estúpido y un miserable. Nos besamos con angustiosa pasión. Hicimos violentamente el amor. Es una morena ardiente, voluptuosa, insaciable.

Dímelo tu—me susurra, entendiendo con esa intuición femenina que nunca falla. No podía decirle. No debía decirle

Estoy enamorado de ti. ¿Cómo no podría estarlo?.—acepté para ambos.

Yo quiero luchar contigo. En realidad, debo decir que te estaba buscando en medio de tanta gente y siempre te tuve cerca.—me dijo escrutándome, sabe que le miento, sabe que le oculto algo

No tengo tantas cualidades.

Las escondes. Pero al menos esta es un muy buen principio—me dice con un beso.

Irene. Ya destruí una vida. Tengo pánico de fallar contigo. Siempre encuentro una manera de hacerlo muy mal. De verdad Soy muy bueno en eso.

Quiero que me digas la verdad. Es por el dinero ¿Eso es todo?. O acaso...¿Eres casado?¿Estás en una relación y eres feliz?—me preguntó con un genuino tono de angustia

No encontré el valor de decirle la verdad. Me mantuve en silencio. Pero de verdad no me salían las palabras. Afortunadamente estábamos en la oscuridad de mi cuarto. De esa forma no veía mis lágrimas. Sé que las mujeres detestan ver llorar a un hombre. Irene hizo el último intento de salvar lo nuestro.

Pues si eres un hombre tan practico. Existe un negocio en Manaus. Era de un distribuidor de la competencia que quebró. Está en bancarrota. Tengo crédito del banco. Vamos 51% tú y 49 por ciento yo. Como veras, me pagas la inversión con tu trabajo. Aparte de tu sueldo y de.... Nosotros dos.—me dijo haciéndome cosquillas que llevarían inevitablemente a lo otro.

Volvimos a amarnos. Es un cuerpo dulce. Tierno, Divino. Cuando alcanzo el orgasmo me dijo feliz.

Seremos 160000+160000 / 2 igual a 160000. Y lejos de todas las miradas. Manaus te va a gustar—susurró con un tono de auto convencimiento que me hizo subir de un tirón al pedestal de honor para premiar a todos los miserables del mundo....

SIGLO XXV

Fueron 18 horas en dos aviones. Llegué a media noche a Singapur.

Estoy a 15 horas en el futuro. Una neblina gigantesca me impide ver la altura de los edificios. Me esperan en la recepción del aeropuerto. Estoy algo desorientado y cansado. No sé muy bien cuantas horas tengo de diferencia. Si son 15 horas delante de todo.

Me llevan al hotel. Sé que las avenidas se van convirtiendo en más estrechas, más estrechas y más estrechas. Llego a un hotel en una calle muy mal iluminada.

Dormí seguido. Tengo que descansar, pues mañana mismo comienzo a laborar.

Despierto y me siento en la cama. Todavía no me lo creo. Estoy en el vientre del cuarto tigre del mundo. Jajá. Estoy en el futuro. Me bañe en el mínimo baño. En realidad la habitación no es muy cómoda. Ellos me dijeron que pasarían por mí. Un terrible golpe de calor me golpea... Es dos veces más caluroso que Maracaibo. Entonces me doy cuenta que el aire acondicionado no sirve... Fue la inmensa emoción de mi llegada. Mientras me bañaba recordé mi último día. Laboré como nunca. Dejé las llaves de la Citroën en el escritorio. Deje mi trabajo sin importar mucho si concluí o no.

Encontré a Baldomero en la salida.

José Rafael. Vamos a compartir una velada para ver la final de la Eurocopa.—me invitó con sincera cortesía.

Lo deje con la palabra en la boca una vez más. Salí. Libre. Mi importa un bledo mi liquidación.

Borre mi dirección e-mail. Mi Facebook. Elimine mi Twitter. Mi instagram, Bote mi teléfono en el conteiner de la basura. Abrí una única dirección para la inmobiliaria que venderá mi apartamento. Por fin hice lo que tanto quise hacer con la Blazer. La deje estacionada en la calle con los vidrios bajos, sin papeles. Hasta más nunca porquería.

Tengo un destino que construir. Llegué a mi nuevo trabajo. Un austero edificio en la zona antigua de Singapur. Vi el anuncio. Muy bonito. En verde. Todos me recibieron amablemente. Malayos, Hindúes, Chinos. Muy formales. Muy decentes. Muy silenciosos. Afortunadamente comunicarse en Ingles es la norma. Voy a sustituir a un Argentino, que abandonó el trabajo y retornó a su país. Otro mediocre, fracasado, incompetente que deja a los latinos mal. Pero aquí estoy yo, para demostrar lo contrario.

El Presidente de la empresa es un Sueco, muy amable. Un auténtico Olaf, pero buena gente.

Me dieron mi cubículo. Era muy fácil lo que tenía que hacer. El único problema era la computadora de última generación. Debían entrenarme en ello. Eso estaba fuera de mi contrato, pues debía venir una joven a enseñarme. Me daban unos créditos por ello, que se descontarían de mi sueldo.

Hice mi labor. Todo sencillo, nadie me supervisaba. Nadie me pedía cuentas. A nadie le daban cuentas. ¿Por qué?. Porque ahora soy un gerente.

Al terminar mi labor me llevaron en un Protón sedan Diesel a mi pensión. De verdad que es un sitio feo. Es mientras me encuentran el apartamento, me explicaron.

4 personas por cuarto. No me gustó para nada. Mañana mismo me quejare con el gerente. Un Nigeriano, Un Ruso, Un Indonesio y un Norteamericano con toda la pinta de haber sido echado de las fuerzas especiales.

El indonesio se plantó enfrente a mí. Tomo con sus manos una cabilla de media pulgada y la doblo, hizo un lacito con ella.

El baño es mío de 6 a 7 de la mañana.—me informó

Asentí. No hay problema.

El Ruso me dijo, mientras tomaba mis maletas y las lanzaba al medio del patio.

El baño es mío de 5 de la mañana a seis.

Ya entendí. Usaría el baño a las cuatro de la mañana. Total seria por pocos días.

Me tocó dormir en el suelo. El norteamericano introdujo dos prostitutas y se revolcó toda la noche con ellas, mientras los otros tres dormían a ronquido batiente...

Llegue a mi trabajo sin pegar un ojo. Por supuesto que le reclame al sueco. Este me miro y muy apenado se excusó. Apenas lograsen un acuerdo municipal me asignarían un apartamento con vista a la bahía. Más nada.

Cuando cobre mi primera quincena me descontaron los impuestos generales, estatales, municipales, los fondos de seguridad social. Exactamente el 52% de mi quincena.

Por supuesto que volví a reclamar. Me enseñaron el contrato que firme. Me pagarían el 100% de mis impuestos cuando me encontrara viajando a favor de la empresa en actividades de la misma. No debía preocuparme mucho, pus pronto viajaría de más.

Me fije mejor y vi que también comenzaron a descontarme el pasaje de los aviones. La estadía en la pensión, pues el compromiso era pagar la casa. El costo de entrenamiento, pues se sentían víctimas, al creer que yo sería un ejecutivo con amplios conocimientos de computación y navegación Internet Profunda para hackear en defensa de la empresa y en contra de los nauseabundos competidores. Al final quedaba que yo les debía un sobregiro del 20% de mi sueldo.

¿Y cómo comería? ¿Cómo me vestiría?. Mi gerente se encogió de hombros.

Oye amigo. Ustedes me sacaron de mi trabajo, para vivir en una pocilga.—reclamé airado al hombre

El gerente me advirtió que cuidara mi lenguaje, pues mostraba una agresividad tercer mundista de tal magnitud, que obligaría a la empresa a contratar un terapeuta para que yo aprendiera a controlar mi ira, eso aumentaría mi deuda con ellos.

Salí .Decidí caminar un poco. Cuando estuviese listo para ir a la pensión llamaría al número que el chofer me dio. Una ciudad avanzada. Rascacielos enormes, ríos de gentes, ríos de autos. Me sentí mejor. Solo sería cuestión de adaptarme. Nadie dijo que sería fácil Camine por horas. Vidrieras. Calles. Avenidas, Vague sin rumbo. Vi hoteles, cafés. Nombres de calles en varios idiomas. De verdad fui feliz.

Vi varias chicas en minifaldas, muy sugestivas. Fue inevitable. Les sonreí. Seguí caminado. Al minuto escuche el ulular de varias sirenas. ¡Vaya¡ aquí también sucedían cosas. Dos patrullas Luxgen TDI frenaron violentamente justo a mi lado. Varios agentes descendieron y la emprendieron a golpes contra mí, llevándome a la comisaria, después ante un juez, quien me mandó directo a la cárcel, por acoso sexual ofensivo en grado superlativo, contra unas inocentes actrices porno que disfrutaban su día libre de trabajo.

Por ser un extranjero contratado no me condenaron a años de cárcel. Solo una fuerte multa y trabajo comunitario sábado y domingo. Mi empresa comprensivamente pagó la multa y se comprometió a pagarme una terapia de controlar impulsos sexuales agresivos y ordinarios. Ahora les debo mucho más que mi sueldo.

II

Para mejorar las cosas me enviaron a mi primer viaje. Iría a Tailandia. Podía desahogar mis brutales instintos primitivos en BANGKOG, para analizarlos con mi terapeuta en mi regreso y buscar algún posible perfil tranquilizador en mi brutal conducta, que hacía que todos mis compañeros de trabajo me tuvieran miedo.

Llegue en medio de una descomunal tormenta que casi derriba el avión. En medio de la misma en un camión con 16 hombres armados de ametralladoras me llevaron al bosque. Fuimos víctimas de dos emboscadas, por residuos de las bandas del triángulo dorado. En el campamento, una cobra reina mato a dos de los hombres y al amanecer un tigre de bengala se comió a un tercero. Ahora quedábamos 9 incluyendo el chofer. Uno de los hombres me entregó una ametralladora. Entendí. Había que defender la vida.

Me decidí. Cumpliría este trabajo. Daría mi renuncia. Buscaría otro. Total, en Singapur deberían sobrar los trabajos.

El calor era de 50 grados, con una humedad del 90 % lo que daba una sensación térmica de 65 grados centígrados más o menos.

Llegue al bosque e que debíamos salvar. Fácil. Conté los árboles. Les medí su grosor. Mientras mis hombres guardaban silencio. Era un bosque preciso. Valió la pena tantas penurias. Era algo que había que cuidar y proteger.

Finalmente hice el gesto de okey con mis dedos.

Los hombres asintieron. De la selva salieron unos 300 hombres que comenzaron a aserrar los arboles inmediatamente. Traté de impedirlo. Pero mis hombres no me dejaron.

Escuchamos el ruido de un helicóptero. Lo vi. Era un Kamog 50 negro. Lo salude, admirando la belleza del aparato de última tecnología. Comenzó a dispararnos... Igualmente los míos... Corrí aterrado por el bosque , hasta que encontré una patrulla del ejército.. Suspire aliviado. Les contaría todo.... Los soldado apenas me vieron la emprendieron a golpes y patadas de todos colores contra mí, para finalmente , y en medio de golpes, gritos y patadas me lanzaron como un fardo en un Kia M2 6x6 con los sobrevivientes de mi equipo.

Me presentaron ante un tribunal militar como terrorista asesino ecológico. Ahí me entere que mi empresa tiene código rojo en Interpol. A los 15 minutos de juicio me condenaron a muerte. Mi empresa a través de un bufete sobornó a policías, jueces, militares, ministros y eficientemente me liberaron. Ahora sí que estoy frito. No puedo liberarme de ellos. Les debo hasta el alma.

III

La empresa para quitarse presión de encima, me hizo una cirugía plástica, para evitar que me reconozcan en los aeropuertos. Más trabajo para pagar mi deuda que ahora es astronómica.

Fueron muy claros conmigo. O les pagaba con trabajo, pues ya les había visto la cara y no podía abandonarlos o me lanzarían con 95 kilos de cemento en los pies, al fondo del puerto de Singapur.

Ahora trabajo creando empresas fantasmas a todo lo largo y ancho del mundo. Compran desechos radioactivos. Destruyen bosques. Hacen explotaciones ilegales de petróleo. Destruyen refugios ambientales en Ecuador buscando Oro azul y Diamantes. En fin. El siglo XXV en toda su extensión.

Para poder comer encontré una organización budista que da almuerzos gratis a los pobres. No gasto pasaje de metro ni autobús. Por eso camino las 76 cuadras a mi pensión. Por lo menos el paisaje es bonito. Es muy bello de verdad. Aquí corre el dinero a raudales. Lo único malo es que encontré el enchufe equivocado.

Vi en una pantalla gigante en la calle a CNN Singapur. Vi video de gente saqueando en las avenidas de mi país. Saqueaban por que no encontraban harina de maíz, aceite comestible, ni carne. El comentarista explicaba que éramos animales, pues mataban 123 personas en la semana, en medio de licor y drogas, con la completa indiferencia de la población.

Entrevistaban a gentes que se veía a leguas que les costaba hilvanar frases fáciles. Por un momento añore mi país. Por un momento me hizo falta mi hijo. En todo momento me explotó en el alma el recuerdo de Irene. En ese ambiente yo vivía bien. En ese ambiente yo conquiste a una mujer preciosa que me lo dio todo. Casi fui alguien importante en ese mundo tan mediocre. Aquí soy un mediocre en éste civilizado mundo de empresarios delincuentes de la máxima tecnología. Todos mis conocimientos aquí son anticuados, obsoletos. Tal como yo. Queriéndole demostrar a los demás, lo que solamente debía demostrarme a mí mismo.

V

Los domingos en la tarde cuando terminó mi trabajo comunitario gratis. Voy siempre al Supermercado. Compro un pan de sándwich, que es el único alimento que puedo comprar. En mi país me sobraba el dinero y escaseaban los alimentos. Aquí sobran los alimentos, pero no tengo dinero para comprarlos.

Escuche en mi última visita a alguien hablando en español.

Hablas español. —dije encantado

Sí. Por supuesto. Por algo me entiendes. —dijo ella.

Atragantado en cuatro minutos le cuento lo que me sucede.

Atragantada en cinco minutos me cuenta su experiencia. Es también venezolana. En nuestro país era Gerente Corporativa Sénior de una empresa de cosméticos. Aquí limpia pisos, pues sus conocimientos no sirven de nada aquí.

Ambos nos reímos cuando recordamos casi al mismo tiempo, que cuando nos conectábamos con amigos vía Skype, nos decían que estaban bien, pero que no vinieran.

Ambos pensamos en su momento que nuestros amigos no querían más competencia. Pero nunca se explicaron bien. Tampoco le hubiéramos creído

VI

Fui a la residencia de Xycloyesbalia. Mi nueva amiga venezolana. Por fin cuento con alguien. Por fin alguien dispuesto a ayudarme. Vive con su pareja. Una finlandesa que parece luchadora de Sumo.

Me ayudaran. Me brindaron lo poco que tienen. Se rieron mucho viéndome.

Me explicaron cómo eran las cosas por aquí. Si quería dinero extra, pues tenía que moverme en todo.

Les entregue mi Pent drive con mi curriculum. Arrancándoles carcajadas. Ni lo leyeron. Lo tiraron por la ventana.

Únicamente les interesó mi horario de trabajo.

Ahora las cosas son así.

A las 6 am hasta las 8 y 45 am, limpio un piso de un casino ilegal, cerca de mi pensión. Me voy corriendo al metro. A las 9 y 30 am llego a mi trabajo y laboro ininterrumpidamente hasta las 4 am. De ahí salgo corriendo, a las 4 y 30 soy pasillero en un supermercado hasta las 10 de la noche. Los sábados y domingo cuando termino mi trabajo comunitario, me voy corriendo a una línea de taxis y limpio carros de las 4 pm hasta las 10 de la noche. De domingo a domingo, sin derecho a ningún descanso, completamente fuera de la seguridad social, teniendo que obviar las miradas de desprecio de mis empleadores y con humillada sonrisa aceptar los centavos que me lanzan con desprecio encima de una mesa

Con ese ritmo, en unos 25 años podré pagarle a la empresa todo lo que le debo.

VII

Ellas quieren que me mude con ellas. Acepte encantado. Fuimos a la pensión a recuperar mis maletas que las tenían embargadas por mis cuatro compañeros de cuarto, quienes usan todas ms cosas, sin reponerlas, obligándome a comprarlas cuando se acaban.

Cuando llegamos a la pensión, la Finlandesa agarró al indonesio y lo lanzo por encima del techo. Tomó por el cuello al norteamericano y no lo soltó hasta que le fracturó el brazo. Tranquilamente pude recuperar mis maletas y nos fuimos caminando serenamente. Volví a ganar.

Fuimos a otro apartamento. Era distinguido. Cómodo. Me gusto bastante. Muy amplio. Otro nivel. Un piso 56, con una bella vista panorámica. Varias jovencitas en bata me saludaron silenciosamente.

Me dieron una habitación. Muy minimalista. Muy bella. Me dormí. Por fin tranquilo. Uno tiene que contar con su propia gente.

A media noche me despertó el dolor de la inyección.

¿Qué demonios?.—dije espantado despertándome de golpe.

Era la Finlandesa desnuda. Se abalanzó sobre mí. Encendieron reflectores. Ella puso un cuchillo en mi garganta.

Hazlo, Hazlo. —me ordenó con ronca voz.

Era un excitador muy poderoso, lo que me inyectaron.

Las siguientes dos semanas me filmaron con una anciana de 75 años de Corea, lo que siempre quise, pero no de esa forma. También con una negra de 154 kilos, y con más de 64 mujeres, desdentadas, hediondas, enfermas, que me infectaron con todo lo inimaginable.

Hasta que entró un Sudafricano de 1,96 y 120 kilogramos en cada brazo de puro musculo.

La finlandesa con una sonrisa me explicó.

El será el activo y tú el pasivo.

Corrí como pude. Golpee a todos. Increíblemente la puerta estaba abierta.

Yo voy con usted—grito una bella adolescente detrás de mí, semidesnuda igual que yo.—Ayúdeme por favor

Corre. Corre—gritaba mientras bajábamos como una exhalación por la escalera.

Salimos corriendo a la calle,

Mientras corríamos entre el rio humano, la jovencita me dijo.

Me llamo Arundhati Prasha. Soy estudiante de bachillerato en Madrás. Me contrataron para una obra de teatro infantil, me engañaron, me secuestraron. Me trajeron aquí, Me han obligado a hacerlo con hombres, con mujeres , con animales. Son unas bestias

Llegamos junto a una patrulla de policía.

Ya vas a ver – dije.

Simule hablar en árabe.

Hecho. La vieron y me vieron.

3 días después estábamos en un campamento de la cruz verde en Manama. Ahí nos ayudaron. Cuando vieron que no éramos árabes ni musulmanes nos facilitaron el regreso.

Me devuelvo a mi país. ¿Quieres venir conmigo?.—le explique a la bella adolescente

Quiero ir. No puedo devolverme a mi país. Estoy deshonrada ante mi pueblo. Adicionalmente no tengo documentos.

No te preocupes A dónde vamos no hace falta tener ningún documento.

Epilogo.

Todas las mañanas me levanto viendo el cielo, esperando ser el primero en descubrir el platillo volador que viene a acomodar las cosas, para que la humanidad comience de nuevo y bien desde 0, pues era evidente que en un análisis de 2 minutos se enterarían que el experimento había fracasado terriblemente...

Ya tengo 6 meses y acepté mi realidad. Bebo cerveza hasta matarme cada viernes. Hablo de béisbol, vóley ball ,de futbol horas seguidas. Si veo algo mal puesto me lo agarro. Me robó la luz, me robo el agua, no pago impuestos. Juego todas las loterías. Escuchó música bachata, hip hop, merengue, tecnomariachi y porros colombianos Nací aquí. Debo comportarme como de aquí. Tan simple y sencillo como eso. Tengo que adquirir mi mente marginal como todo el mundo. En el concurso de Autosaboteo personal me gane todos los primeros premios. Mi odio tan grande por la humanidad me dio como resultado destruirme yo mismo, sin ninguna posibilidad de retomar mi camino.

Para completar mi triunfo debo inscribirme en el partido de gobierno, así lograre ser identificado como el más imbécil del mundo. Ya rellene mi solicitud e hice mis respuestas. Imperialismo, Cia, No trabajar, la ignorancia y el atraso es lo máximo, una bolsa de comida podrida una vez a la semana, 2 horas para lograr incorporarme a un autobús de 45 años atrás. En fin. La máxima felicidad para mi pueblo, por ende debía ser la mía.

Durante los saqueos hace 3 meses por un corte masivo de luz de 3 días, fueron incendiados muchas patrullas y tanques de guerra.

Me apropie de los restos incendiados de un BMR-90 8x8. AHÍ VENDO PERIODICOS, CIGARRILLOS, CARAMELOS, CHICLETS, Cd piratas y le hago propaganda a un distribuidor de pastillas sintéticas que me da comisión. También doy información sobre prostitutas adolescentes en una red que un policía tiene; igualmente cobró comisión por eso...

Me Distraigo calculando los costos unitarios de todo.

Arundhati Está feliz vendiendo comida hindú casa por casa. Somos pareja o algo así. A pesar de la notable diferencia de edad entre ambos. No hacemos el amor. Ella quedó insensible después de hacerlo 745 veces en 5 meses. Yo quedé impotente después de hacerlo 175 veces en dos semanas.

Arundhati se comporta aquí como toda estudiante de bachillerato de cualquier país más adelantado. No hay página web que no sepa violar. No hay cajero automático del que no saque dinero en la cantidad que sea, las veces que quiera. Crea tarjetas virtuales para pagar en supermercados. Entramos a casas de lujo cuando no hay nadie, nos bañamos y comemos hasta reventar, Nos llevamos el auto y después lo dejamos por ahí, no sin antes quitarle el rastreador satelital.

Por casualidad, al finalizar una tarde, Vi en uno de los periódicos que vendo. Cómo todo país atrasado todavía quedan periódicos en papel. Era la parte de sociales. Presentaba la lujosa boda de Irene y Baldomero. Todos mis compañeros de trabajo estaban en elegantes trajes brindando con champaña. Se irán, pues montaron una distribuidora de nuestros productos en San Diego California y Baja California.

Mire la Avenida llena de gente para asimilar un poco el golpe.

Total. ¿Acaso no era eso lo que quería? Que ella fuera feliz con alguien que la mereciera. No debía tragar grueso, ni sentir ese dolor en mi alma... De un manotazo me quite las lágrimas de mi rostro. Una vez más lo había logrado. Podía decir con satisfacción que había dinamitado el último puente que me conectaba con la vida. Y comencé a reír con todas mis fuerzas. Reír como un loco, para entender lo estúpido que he sido en cada instante de mi mediocre existencia. Fuiste mía. Yo si te hice sentir mujer. Eso. Nunca podrás olvidarlo... Por otras parte entendí que ella si me amó de verdad. Por eso no me rebajo. Baldomero sería un magnifico esposo.

El único sitio donde puede uno desarrollarse es donde te encuentres bien. No donde estés huyendo de ti mismo y de quien eres. Hay gente muy feliz viviendo en el peor barrio de Sao Paulo. Hay gente muy infeliz viviendo en la Quinta Avenida de New York.

Yo acepté que estoy bien aquí, ahora y en esta nueva forma. En shorts, con una guardacamisa sudada, oliendo mal, con barba y en chancletas de plástico con mis pies bien sucios.

Sé que falta aprender mucha tecnología... Brasil. Ese es el futuro. Pero ya yo no encajo ahí.

México también es una buena opción. Cuando ellos se den cuenta de su potencial y autentica Grandeza.

¿Venezuela?. Hasta que todos tengamos la madurez de un niño de 6 años. Cuando cada individuo entienda que tiene una responsabilidad con su familia, con su sociedad, con su país, eso sucederán en unos más o menos 7735665354536787837564 siglos. Empezando por mí. Fui un iluso, creyendo cuentos; precisamente yo, el que decía los cuentos...

Por supuesto que en USA, Australia, España y Francia hay gente emigrante que triunfa. ¡Claro que si¡. ¿Por qué?. Porque se sienten bien, hagan lo que hagan. Igual que aquí, hay gente que se siente bien en medio de éste caos.

A Mí me toca escribir mi historia aquí. En mí puesto de trabajo. Lo llamo "Gerencia Corporativa de Costos" Venta de caramelos, chiclets, papel toilette, aceite, discos CD, periódicos, cigarrillos, tarjetas de teléfonos, etc. Necesito fracasar en esto también.

Algunos saben que hablo más o menos inglés.

Una bella chica de clase media se me acerca con un periódico en la mano.

Me enseña un anuncio en Ingles.

¿Qué dice aquí?

Leo.

"Estudie y trabaje en Australia. El segundo mejor país del mundo para vivir según todas las encuestas. Sea parte de los triunfadores. Carreras competitivas. Tecnología expandible".

Dice que estudies muy duro primero, que hagas todos los post grados posibles, que encuentres aquí mismo una buena multinacional, que seas la mejor de todo. Si no te sirve que seas actriz y entonces busques oportunidad allá.

Estoy segura que no dice nada de eso—me dice la chica con gesto de duda.

Pues eso es lo que significa—dije, -- Cuando disfrutes lo que haces y no tengas a nadie que demostrarle nada para que estés conforme.

Dicho esto la tomé por los hombros y agachándome con ella hasta el piso. Pues dos bandas de menores comenzaron una balacera, por el control de la venta de drogas del sector. Lo cotidiano y normal. Lo que en definitiva me gusta así lo niegue. Después de seguro a las once de la mañana dos mujeres se arrastraran por la acera para tener un litro de aceite. Una tranca de tráfico, pues los enfermos del hospital de 5 cuadras abajo, tomaron la avenida para protestar que no hay algodón, suero, y el quirófano está contaminado. Todo con una caravana de borrachos celebrando que Navegantes del Magallanes gano el campeonato otra vez. Cuando pasan yo gritó con ello. Me lanzan varias latas de cerveza, que me tomo inmediatamente en dos tragos, eructando como un salvaje animal.

Aquí yo fui Rey. Ahora soy mendigo. Tranquilo y resignado dándole el 15 por ciento de mis ingresos diarios a la policía. El otro 15% a la delincuencia.

Sé que Arundhati pronto me abandonara. Ella tiene que tomar su camino. Lo sé, porque me dijo en estos días, que en cualquier momento haríamos el amor. Es el principio del fin.

Pero no se ira de aquí. Para nada. Sí señor.

@edrapecor

####

Mayo 2012

Nota: Te doy las gracias precisamente a ti que me leíste. Si llegaste hasta aquí es porque creo te gustó. Si nos regalaras tu opinión o un simple me gusta o No me gusta; sería muy importante para nosotros en éste aprendizaje de tratar de escribir.. Edrapecor

https://twitter.com/trafficVALENCIA/status/841478852933111808

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/13/colombia/1489408482_202543.html?id_externo_rsoc=FB_CC

https://twitter.com/Despierta507/status/837000410804207627



L




 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • edrapecor55  bandera
  • Offline Hombre 
  • 5
    Publicaciones
  • 0
    Puntos
  • 6
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb