¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Lunes 15 de Octubre de 2018

Cuatro estaciones 2

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Novelas | Fecha: 03/08/2018
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Primavera-Camino difícil

Cap. 12

"¿A dónde nos dirigimos?"

"Ah, es verdad, ¿no te he contado que pasaremos a buscar a Hana-chan primero?" Me contestó Kenta.

"Ahora que recuerdo... creo que sí."

Mientras los caminos se hacían cada vez más cortos
para llegar al cementerio,
la puesta de sol del atardecer primaveral teñía de un anaranjado-rojizo al cielo,
lo mismo hacía con el ambiente de la tropósfera a nuestro alrededor.

Once de nosotros, diría yo... calificándolo como una "multitud",
cada uno llevaba la cinta roja en sus muñecas, incluyéndome.
Pues era para guiarnos y que ninguno se perdiera de nosotros.

Los once nos pusimos de pie frente a la casa de Hana.
Todos estábamos serios y cansados.
Nadie se atrevía a sonreír o estar histérico en aquel instante, pues no era buen momento.

Kenta tocó el timbre, y alguien abrió la puerta.



Cap. 13

"H-hola chicos... llamo a Hana enseguida."

Frente a la puerta estaba la madre de Hana.
Al decirnos eso ladeó la cabeza,
pero su expresión no era tan feliz, puesto que seguramente Hana no se encontraba del todo bien y su madre le apenaba tener que soportar esa clase de cosas.

La madre de Hana entró por unos segundos dejando la puerta abierta y luego salió. "Ahí viene enseguida".

"Muchas gracias, señora," respondió Kenta de una manera muy amable. Eso le agradó a la señora.

"Oh, Hana, ¿en serio que quieres ir, hija?"

"No te preocupes mamá, vendremos enseguida."

Hana apareció frente a la puerta, todos la vimos muy sorprendidos,
pues nadie se imaginaba el verdadero dolor que debe soportar ella en estos momentos por la pérdida de Daisuke.

Hana y Daisuke. Era de esas parejas tan honradas que no se ven todos los días.

"Bueno, cuídate, ¡Hasta luego chicos!".

"¡Adiós!".

Todos nos despedimos a la par.

La madre de Hana cerró la puerta.

Hana se acercó lentamente hacia el portón, lo abrió y salió.
Todos nos quedamos en silencio, sin nada que decir.

"Hola a todos... chicos," murmuró.

Nadie dijo nada. Solo nos quedamos ahí parados y quietos. Ella continuó:

"El atardecer ya casi termina, apresurémonos para llegar al cementerio antes que anochezca."



Cap. 14

Por el camino andábamos a un costado de la carretera.

Pasaba un auto cada minuto aproximadamente.

Todos nuestros pasos eran lentos. Deberíamos apresurarnos

Mis piernas estaban cansadas, quería sentarme en una silla.

Pero todo lo hacía por Daisuke, él era la razón de porqué estaba aquí.

En un instante todos oímos que alguien lloraba detrás de nosotros.

Entonces nos dimos vuelta.

Hana, que estaba última en la fila, observamos que lágrimas fluían de sus ojos y se arrastraban por sus mejillas.



Cap. 15

"Daisuke... Daisuke... Daisuke... Daisuke... Daisuke... Daisuke... Daisuke..."

Mientras iba repitiendo el mismo nombre una y otra vez, Hana cayó de rodillas, nadie pudo evitar prestarle atención.

"¡¿Porqué tuviste que irte?! ¡¿Porqué tuviste que dejarnos a todos, Daisuke?!"

Las palabras eran hundidas en llantos,
y los llantos eran hundidos en palabras.

Esto en verdad fue un gran impacto para Hana, su vida no volvería a ser la misma sin Daisuke. Eran como un Romeo y Julieta. Yo admiraba a esa pareja.

Un llanto fuerte se oyó de ella.

Para Hana...

Cuando Daisuke murió...

Al parecer ella perdió la mitad de su corazón...

Se fuerte, Hana.



Cap. 16


Poco a poco, Hana iba perdiendo cada vez más sus lágrimas, hasta que sus ojos quedaron saqueados.
No aguantó llorar todo el camino.

Ami y Shouko la apoyaron a su lado, ya no sabían que más hacer, sus palabras ya no servían para nada.

Luego, Hana cayó desplomada al suelo. Todos nos sorprendimos y nos asustamos. Al principio pensábamos que se desmayó, pero solo fue el cansancio exhausto de tanto llorar. Yo brindé mi ayuda para cargarla a mi espalda, y todos aceptaron.

Nuestro camino seguía en pie.

No nos detendríamos hasta llegar al cementerio.

Aguanten chicos, ya falta poco.



Cap. 17

Mientras a mis espaldas llevaba a una Hana dormida, sentía que sus pulmones se inflaban y desinflaban a cada momento, su cabeza estaba postrada en mi hombro. Kenta se me acercó.

"Oye, Izanagi, ¿Estás cansado? Déjame cargarla."

"No hace falta, muchas gracias. Evitemos no despertarla."

"Está bien," asintió. "Pero si necesitas algo, avísame."

"Sí, lo haré". Asentí. Hubo una pausa y seguí con mis palabras:

"Kenta..." Él giró para verme.

"¿Mm? ¿Qué ocurre, Izanagi?"

Agaché la cabeza. "Puedes contarme... ¿qué fue lo que exactamente ocurrió con Daisuke?"



Cap. 18

Al oír con mis propios oídos fui incapaz de comprender lo que Kenta trataba de decirme sobre la muerte de Daisuke.

"Aunque es aterrador escucharlo... me imagino lo que Daisuke ha sufrido en ese momento".

"Si... Habrá sufrido bastante."

"¿No sabes quién lo mató?"

"En verdad no lo sé, nadie lo sabe, los forenses no se encargaron del caso ya que tenían otros asuntos más importantes".

"¿Importantes?¿Más importantes que la muerte de Daisuke?"

"Creo que sí. Fue lo único que escuché de los rumores."

Mientras nuestra charla empezaba a llegar a su fin.

Sin darnos cuenta.

Frente a nosotros.

Estaba el cementerio.



Cap. 19

Hojas caídas.

Silencio eterno.

Aves cantando.

Viento desolado que rasgaba nuestros oídos.

"Llegamos."

Mientras Kenta afirmó con su voz directa,
todos nos sorprendimos colocándonos frente a la entrada del cementerio.

Estamos muy cerca.

Daisuke nos espera.

Me imagino como me sentiré
cuando lo vea enterrado sobre la tierra en una tumba.



Cap. 20

"Ami-chan, ¿sabes dónde está Daisuke?"

Kenta, al no querer mencionar de otra manera a Daisuke, sintió miedo a sus propias palabras.

"Ah sí, yo los guiaré, solo síganme."

Volteando su cuerpo para mirarnos, Ami se puso en frente de la fila.

Mientras dábamos un paso adelante a cada momento, podíamos oír como nuestros pies se arrastraban con la hierba seca.

En un instante.

Sentí un cosquilleo de miedo estremecido tocar mi cuerpo.



Cap. 21

"Aquí es. Aquí esta Daisuke."

Ami señaló la tumba de Daisuke.
Pude notar que en su lápida estaba atada una cinta roja.
Simbólicamente, si Ami dijo que la cinta roja usan aquellos que irían a ver a Daisuke hoy, eso solo puede significar que... ¿Daisuke nos acompañó en todo el camino atado en nuestras muñecas?

Todos rodeamos a Daisuke.

Una pausa de silencio nos dejó callados a todos.

"Muy bien, cada uno ate a la lápida su cinta roja con su nombre."

¿Nombre? Pensé.
Ahora que me doy cuenta, en mi cinta estaba escrito mi nombre.
Creo que Ami se tomó la molestia de escribir el nombre de cada uno, hacer esto con mucho esfuerzo habrá sido un duro trabajo para ella.

Si cada uno tiene que atar su cinta en la lápida, incluyendo a Hana...

Eso significa que debo despertarla.



Cap. 22

"Hana-chan, Hana-chan despierta. Ya llegamos."

Mientras le agitaba con mis pesadas manos, ella logró despertarse luego de toda la conmoción en el camino.

"¿Eh?¿Dónde estamos?"

Abriendo sus ojos lentamente, Hana no pudo identificar el lugar.

"Es... el cementerio," dije muy nervioso.

Aflojé la fuerza de mis manos en sus piernas para que ella pudiera ponerse de pie.

Mientras Hana trataba de equilibrarse en el suelo por estar un poco mareada, su mirada fue directa a la de una tumba con el nombre escrito "Daisuke".

Sus lágrimas se desprendían de sus ojos, convirtiéndose en gotas de tristeza.



Cap. 23

Hana no pudo evitar que sus lágrimas cayeran sobre sus mejillas.
El verdadero amor que sentía por Daisuke era legítimo.

"Daisuke... Daisuke..." susurraba ella.

Y allí, Hana cayó de rodillas al suelo y empezó a llorar como nunca.

Creo que fue mala idea traer a Hana con nosotros.

Ya no soportaba el tener que verla llorar.
Tengo que hacer algo.



Cap. 24

Me acerqué a Hana.

Apoyé suavemente la palma de mi mano derecha sobre su espalda intentando animarla, pues sabía que, todo lo que yo hiciera en ese instante, no sería suficiente para lograr tranquilizarla, al menos vale la pena intentarlo, solo una vez.

"Hana-chan... cálmate, todo estará bien."

Mientras ella tapaba su cara con sus manos y lloraba, dejó libre su rostro por unos segundos para hablarme:

"¡¿"Bien"?! ¿Cómo crees que ves las cosas "bien"? ¿Acaso tú no sabias el amor que sentía por él?"

Hana inhaló un poco de aire con jadeo, volviendo más sofocante su forma de llorar con gemidos de sollozos.
Hana colocó su frente en el suelo y no paraba de derramar lágrimas.

No sé si metí la pata o no. Pero valió la pena solo tener que intentarlo... una vez.



Cap. 25

Silenciosamente, Kenta se acercó a mí y tocó mi hombro izquierdo.

"Izanagi... será mejor que las chicas se encarguen de esto."

Intenté ayudar a Hana con sus problemas emocionales, pero no resultó como quería y creo que las cosas empeoraron. Quería perdonarla, pero no era momento para eso.

Ami levantó del suelo a una Hana cubierta de césped por toda su ropa. Sus lágrimas no paraban y seguían derramándose.

Solamente una mujer podía entender a Hana, ¿Pero cómo fue posible que Daisuke comprendiera los sentimientos de Hana, siendo él un hombre?



Cap. 26

Fue difícil convencer a Hana que atara su cinta roja sobre la lápida de Daisuke, pero lo hizo. Eso fue lo bueno. Pero lo malo, fue que su tristeza jamás se disolvería.

Cada uno tuvo que expresar lo que sentía por Daisuke a lo largo de todo este tiempo que lo conocieron.

Algunos tardaban, otros, solo decían que "habrá sido bueno conocerlo mejor" ya que aquellos compañeros no se tomaban la simple molestia en sus vidas de hablar con él. Kenta fue el que más tardó, y debido a eso, dejó fluir sus lágrimas, esa sería la única manera en la que él desembocara lo que sería.

Últimamente, luego de eso, era mi turno.



Cap. 27

"Amigos... ¿pueden dejarme a solas con Daisuke? Solo por ahora. Pueden irse si quieren."

"Está bien, Izanagi. Nos iremos ahora, ya está empezando a oscurecer. Cuídate, y gracias por venir con nosotros."

Dijo Kenta en voz un poco alta para que todos se diesen cuenta de la decisión que escogí por mi propio bien.

"¿Estarás bien, Izanagi-kun?"

"Sí, no te preocupes, Ami-chan. Despídanse de Daisuke, yo los alcanzaré luego."

Ami alivió sus emociones interrumpidas por mis alientos.

"Bueno," asintió ella.

Mis amigos se despidieron de Daisuke y de mí, hasta que estuve solo mientas un cálido viento movía mi cabello y las hojas secas del cementerio.

Todos se habían ido. Solo quedábamos Daisuke y yo, juntos, otra vez. No había nadie. Era un desierto sin sonidos.

Ahora yo tendría que decir lo que sentía por el amigo más preciado y comprensible que conocí en la secundaria.



Cap. 28

Cuando le hablaba, sentía su presencia al lado mío, pareciera que él estaba parado frente a mí tratando de decirme algo también.
Dije lo que verdaderamente sentía. Lo que mi corazón me decía.

"Ha sido un buen viaje hasta aquí, ¿no lo crees, amigo? Has vivido muy poco, pero aprovechaste tu vida al máximo. Junto a Kenta y a mí éramos los mejores, el trio perfecto."

Muchos recuerdos se me vinieron a la mente. En todas esas memorias, Daisuke, siempre estuvo presente.

"Hana-chan fue una de las mejores parejas que pudiste tener, en verdad te envidio mucho, esa chica no es para hombres fáciles. Ella en este momento no se encuentra del todo bien, pero la cuidaré cueste lo que me cueste, y haré todo lo posible para que vuelva a la normalidad."

Una promesa es una promesa, y debe ser cumplida a toda costa.

"Haré que Hana-chan sea la misma que antes.”



Cap. 29

"Tú eras un miembro valioso, un miembro digno de estar junto a nosotros. Es una verdadera pena que ya no puedas acompañarnos en nuestro último año escolar."

Mi tristeza se desbordaba en esas palabras.

"Estuviste al lado nuestro todo este tiempo, y viviste causas que lo enfrentamos con todos nuestros amigos, al estar siempre aferrados un con el otro nos hace olvidar nuestras angustias."

No era de exagerar tanto, pero en este día las lágrimas estuvieron a nuestro merced todo este tiempo. Si alguien llora, lo hace por sentimientos.

"Estar junto a ti me hizo sentir... la certeza de tener un verdadero amigo como tú."

Era algo inexorable, pero como he dicho antes: "una persona llora por sentimientos". Yo lo hice, lloré por los verdaderos sentimientos que experimenté por la pérdida de uno de mis colegas favoritos que me acompañó en mi vida.



Cap. 30

"Fuiste el mejor. Lo mejor que puedo pedir en esta vida eres tú."

En un momento no podía retener la húmeda agua salada que molestaban mis ojos. Parpadeaba, y cada vez que lo hacía, más lágrimas surgían.

"Tú jamás estarás solo, terminarás la secundaria junto a nosotros en cada uno de nuestros corazones, lo harás."

Mis labios y mentón comenzaron a temblar.

Mi cuerpo se estremecía cada vez más, era una sensación extraña.

"Terminaremos la secundaria... "

Apoyé mi mano sobre su lápida, el lugar donde las cintas rojas estaban atadas.

"...tú y yo, Daisuke... Guh."

Caí de rodillas, mis piernas no soportaban la fuerza de mi peso. Esto era el indicio de la tristeza.

"Y lo haremos... "

En aquel instante... pude sentir la angustia que todos sentían por Daisuke desde un principio.

Esto es. Esto es lo que sentían todos por él. Pude sentirme al igual que ellos.

"...juntos."

Así que... ¿es así como desembocaron todos su tristeza por Daisuke?

Por fin había aceptado que Daisuke ya no estaba vivo.

Había aceptado que ya no estaba al lado de nosotros.

Había aceptado que estaba muerto.

Descansa en paz, Daisuke.



 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 1
| Puntos: 5




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Abel467  bandera
  • Offline Hombre 
  • 3
    Publicaciones
  • 10
    Puntos
  • 0
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2017 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb